La mitad de las personas rompen la cuarentena para tener sexo: Que difícil es no estar en esta estadística

La mitad de las personas rompen la cuarentena para tener sexo: Que difícil es no estar en esta estadística

La mitad de las personas acabó rompiendo la cuarentena para tener sexo
Imagen de
MDZ Online

Diario digital argentino, Crónica, lleva este interesante trabajo del periodista, Gabriel Arias, donde se evidencia que de cada 100 personas, 50 violan la cuarentena para tener relaciones sexuales.

Crónica Salud Así lo demostró un relevamiento. Al respecto, Mauricio Strugo, psicólogo y sexólogo, habló con Crónica y sostuvo que el ser humano «necesita del vínculo para poder construirse».

Ya sea por el cansancio de sobrellevar el aislamiento obligatorio que impusiera el gobierno nacional o por el deseo de encontrarse «materialmente» con otra persona, las parejas decidieron romper la cuarentena para volver a tener sexo y los números arrojados en un sondeo indican que casi un 50 por ciento de los encuestados, aplicó la medida por sus «instintos animales».

Para saber qué pudo haber ocasionado este aumento de encuentros sexuales, Crónica dialogó con Mauricio Strugo (psicólogo y sexólogo especialista en vínculos, M.N. 41.436), quien sostuvo que «en principio, mucho pasa por una determinada cantidad de cuarentena de 15, 20 o 40 días y otra muy distinta son más de 100, sabiendo que el ser humano es un animal gregario, o sea que necesita del vínculo para poder construirse, para poder vivir y al estar aislado, en especial para personas que les tocó estar sola, la recomendación en el principio era de tratar de evitar tener encuentros sexuales y que todo pasará por la virtualidad, hoy en día, en algún punto está siendo difícil de ser sostenida, la recomendación dada la ola de contagios y la cantidad de personas contagiadas, es tratar de mantener el aislamiento, pero aquellas personas que quedaron separadas por la cuarentena están buscando, ingeniándosela porque también a eso se debe el aumento de personas circulando en las calles, entre otras cosas, para poder verse».
Crónica
Por Gabriel Arias