Día del Niño en Venezuela 2020 con cuarentena y silencio

Día del Niño en Venezuela con cuarentena y silencio

Día del Niño Venezuela

Foto: Gustavo Baüer

El Día del Niño se sumó a otras celebraciones que quedaron en pausa, silentes y a la espera de que al menos algunas cosas sean como antes de la llegada del coronavirus.

 

En el Día del Niño también hay que entender, hay una amenaza patológica que acecha cualquier sonrisa, el pensamiento de los más pequeños de la casa ya se asienta sobre los riesgos y en medio de su inocencia así lo han tenido que entender: afuera hay un enemigo, y la única forma de enfrentarlo es un tapabocas y no salir de casa.

Pero días como los de hoy llegan. Se instalan y hay que celebrarlos así sea por dentro. Pocos padres no hicieron bulla, pues no se trata de una Navidad -fecha que los niños si conocen bien- y así no hacer más carente de diversión el día.

Una piscina vacía el Día del Niño

 

Otros buscaron la forma en medio de la pandemia de al menos poder decir “Feliz Día del Niño” con algo en la mano. Así hizo Chiquinquirá Castro. Sus hijos ya conocen las mil y una forma de la harina de maíz, cuando la tienen la comen con lo que haya, en forma de bollito, rollitos o arepa, a veces hay un cambio en el menú al haber aceite, pero al estomago no se engaña. Él también se aburre de comer lo mismo dos veces al día, pero agradece que por suerte hubo algo en ese momento.

 

Foto: Gustavo Baüer

 

Hoy, el menú fue distinto, las ganas de comerse un perro caliente se hicieron realidad para sus niños, quizá el estómago se sintió sorprendido. Guardó para comprar unas salchichas y panes, casi que, con un único relleno, pero perros calientes. El complemento del día es una vieja piscina plástica, pero no hay agua. La celebración del Día del Niño, hasta ahora, les quedó a medias.

 

Foto: Gustavo Baüer

 

Niños en la diáspora

 

A miles de kilómetros están otros niños, ataviados con ropas para protegerlos del clima en esos países, y con tapabocas para cubrirse de la misma amenaza que ronda por las calles, no solo las de Venezuela, sino del mundo. Ellos también extrañan salir a jugar a la calle. Desprenderse de un lugar y llegar al otro con el corazón agitándose, correderas adornadas en medios de gritos que cobran vida, y que es muestra de la energía infantil.

Muchos de ellos extrañan el abrazo de la abuela y el regalo que algunas veces es un pedazo de torta hecha con cariño. Ellos también extrañan desde lo lejos el Día del Niño. Delia Quintero lo sabe bien, pues lleva un año en Chile, su pequeño hijo juega a través de videollamada con los amigos que dejó en el país, pero no todo el tiempo se puede por obvias razones. De resto se sienta desde el balcón a ver como el río de gente que antes inundaba las calles hoy solo son unas cuentas gotas que van a toda velocidad huyendo de la enfermedad.

Las fechas conmemorativas como la de la madre, el padre y ahora los niños en el 2020 no tuvieron ninguna tregua. Ya están en plena amenaza los días decembrinos pues, al menos en Venezuela, el ultimátum del coronavirus todavía no llega a su punto más álgido. Las no celebraciones y el encierro, parecen por ahora ser definitivos.

 

Lea también: Venezuela celebra hoy el Día de Niño, en casa y con distanciamiento social

 

Para recibir en tu celular esta y otras informaciones, únete a nuestro canal en Telegram haciendo clic en este link: https://t.me/NADZulia.

Además, puedes seguirnos en Instagram y Twitter como @noticiaaldia o síguenos en nuestra página de Facebook Noticia al Día.

 

Luis Fernando Herrera

Fotos: Gustavo Baüer

Noticia al Día