Cuatro paredes sin techo, miseria y esperanzas: El drama de hermanos

Cuatro paredes sin techo, miseria y esperanzas: El drama de los hermanitos Queroz, abandonados a su suerte en Sabaneta

Cuatro paredes sin techo

Foto: NAD

Para ellos, el amanecer es el comienzo de una batalla con la vida y la noche otra lucha que deben afrontar 

Solo cuatro paredes sin techo abrigan a dos hermanos adolescentes, quienes en medio de una precaria pobreza extrema, luchan para afrontar la vida.

Así como se evidencia en las fotografías, viven los hermanos Alberth Josue, de 14 años y Alirio de Jesús Queroz Talabera, de 16. Ambos han tenido que convivir en medio de una realidad en la que no pidieron venir.

Lea también: Pobreza se dispara en Venezuela, dice estudio universitario que compara situación con la de África

Para ellos el amanecer es el comienzo de otra batalla con la vida, pues cualquier trabajito o «maraña», son fructíferos para su alimentación, el cual es preparado en un fogoncito creado en medio de las cuatro paredes que a medias les dejaron sus padres.

La cruda realidad de ocho hermanos que constituye su familia, solo es afrontada en carne propia por Alirio y Albert, pues los demás fueron adoptados por diferentes iglesias y personas de buen corazón quienes prefirieron escribir una mejor historia en los pequeños que iban creciendo.

A esta frágil vivencia se le suma el dolor de crecer sin padres y no porque estén muertos, si no, por la falta de consciencia de unos progenitores que decidieron irse por un mundo no muy atractivo y con ello abandonar a unos niños que necesitaban de ellos.

«Mi hermano y yo solo llegamos a primaria. No teníamos un uniforme con que ir, mucho menos con que escribir. A mis hermanitos los adoptaron pero nosotros ya estábamos grandes y nos tocó quedarnos. Algunas veces trabajamos ayudando haciendo colchones y otras botando la basura y así, nos mantenemos», contó cabizbajo Alberth.

La oscuridad de la noche es otra lucha para los adolescentes, ya que con unos pocos retazos de tela pretenden cubrirse de los despiadados zancudos y así aminorar el frío.

El cansancio los vence por completo, pero aferrados ha que el siguiente día será mejor, despiertan sin abrir una ventana: Los rayos del sol son su abrigo.

Por su parte los hermanos Queroz, aguardan sobre la llegada de una noble ayuda, la cual los lleve a tener una vivienda digna, una educación con principios y una esperanza al buen vivir.

 

Para recibir en tu celular esta y otras informaciones, únete a nuestro canal en Telegram haciendo clic en este link: https://t.me/NADZulia.

Además, puedes seguirnos en Instagram y Twitter como @noticiaaldia o síguenos en nuestra página de Facebook Noticia al Día.

 

Greily Núñez

Noticia al Día