Un día como hoy fallecieron el inventor de la vacuna contra la poliomielitis, Jonas Salk y Peter Falk, el actor de Columbo

Un día como hoy fallecieron el inventor de la vacuna contra la poliomielitis, Jonas Salk y Peter Falk, el actor de Columbo

Jonas Edward Salk (28 de octubre de 1914-23 de junio de 1995) fue un investigador médico y virólogo estadounidense, principalmente reconocido por su aporte a la vacuna contra la poliomielitis. Nació en la ciudad de Nueva York, proveniente de familias inmigrantes ruso-judías. Si bien sus padres no poseían una educación formal, estaban decididos a ver triunfar a sus hijos. En la Escuela de Medicina de la Universidad de Nueva York se destacó no solo por su destreza académica, sino porque también decidió realizar investigaciones médicas en vez de convertirse en médico.

Hasta 1955, cuando se presentó la vacuna Salk, la poliomielitis se consideraba el problema de salud pública más peligroso en los Estados Unidos de posguerra. Las epidemias anuales eran cada vez más devastadoras; la de 1952 fue el peor brote de la historia de la nación. De los casi 58 000 casos reportados ese año,​ 3145 fallecieron y 21 269 quedaron afectados por parálisis, siendo niños la mayor parte de las víctimas. Según el historiador William O’Neill, «la reacción pública fue similar a la de una plaga.

Los ciudadanos de las áreas urbanas pasaban aterrorizados cada verano, la época del año en que regresaba este espantoso visitante». Como resultado, los científicos se embarcaron en una carrera frenética para encontrar un tratamiento o una forma de prevenirla. El presidente de los Estados Unidos Franklin D. Roosevelt fue la víctima más reconocida del mundo de esta enfermedad y fundó la organización que patrocinó el desarrollo de una vacuna.

En 1947, Salk aceptó un nombramiento de la Escuela de Medicina de la Universidad de Pittsburgh. Al año siguiente, emprendió un proyecto creado por la Fundación Nacional para la Parálisis Infantil para determinar el número de tipos diferentes de virus de la poliomielitis. Salk vislumbró una oportunidad para extender este proyecto hasta llegar a desarrollar una vacuna contra la polio, y, junto con las investigaciones que había llevado a cabo, se dedicó por completo a este trabajo durante los siguientes siete años.

El comité seleccionado para probar la vacuna de Salk fue, según O’Neill, «el programa más elaborado de su tipo en la historia, con veinte mil médicos y agentes de la salud pública, sesenta y cuatro mil académicos y veinte mil voluntarios».

Más de 1 800 000 niños en edad escolar formaron parte del comité de prueba.4​ Cuando se hizo pública la noticia del éxito de la vacuna, el 12 de abril de 1955, Salk fue aclamado como un «trabajador milagroso» y el día «se convirtió casi en una fiesta nacional». Había llevado a cabo su tarea únicamente para desarrollar una vacuna segura y efectiva lo más rápido posible, sin interesarse en su beneficio personal. Cuando le preguntaron en una entrevista televisiva quién poseía la patente de la vacuna, Salk respondió: «No hay patente. ¿Se puede patentar el sol?».5​6​

En 1960, fundó el Instituto Salk de Estudios Biológicos en La Jolla, California, el cual en la actualidad es un centro para la investigación médica y científica. Continuó coordinando investigaciones y publicando libros, incluyendo Man Unfolding (1972), The Survival of the Wisest (1973), World Population and Human Values: A New Reality (1981) y Anatomy of Reality: Merging of Intuition and Reason (1983). En sus últimos años el Dr. Salk se dedicó a tratar de crear una vacuna contra el sida.

Peter Falk, actor estadounidense

Peter Michael Falk (Nueva York, 16 de septiembre de 1927 – Beverly Hills, California, 23 de junio de 2011)1​ fue un actor estadounidense de origen ruso-polaco. Alcanzó popularidad internacional al encarnar al detective Columbo (Colombo en España) en una serie de televisión por la que ganó cuatro Premios Emmy y un Globo de Oro. Desarrolló también una importante carrera en el cine, con dos candidaturas a los Premios Oscar.

Primeros años

Era hijo de Michael Falk y Madeline Hauser Falk y descendiente de Miksa Falk, editor del periódico húngaro liberal Pester Lloyd. A pesar de la creencia popular, no es de origen italiano, sino que sus ascendientes provienen de distintos países de Europa del Este (su madre era rusa y su padre era polaco, con antepasados húngaros y checos).

A los tres años de edad, perdió uno de sus ojos debido a un tumor maligno, hecho por lo que se le implantaría un ojo de cristal por el que fue mundialmente famoso pero que también condicionó su carrera profesional.

Estudió en el Ossining High School de Westchester County, Nueva York. Cuando tenía 12 años subió por primera vez a los escenarios con la obra Piratas de Penzance. Después de graduarse, intentó alistarse en los marines de los Estados Unidos durante la Segunda Guerra Mundial, pero fue rechazado debido a su ojo de cristal. Decidido a hacerse a la mar, trabajó durante un año como cocinero en un barco mercante, antes de licenciarse en ciencias políticas en el New School University de 1951 y conseguir un máster de administración pública en la Syracuse University en 1953. Intentó trabajar para la CIA antes de convertirse en director de análisis de la Oficina Presupuestaria de Connecticut en Hartford.

Inicios y éxito

Más tarde, decidió estudiar interpretación en el White Barn Theatre de Westport, Connecticut, en 1956 a la edad de 29 años, por lo que se trasladó a Greenwich Village. Su primer papel profesional fue en el circuito teatral del Off Broadway, con el Don Juan de Molière; el estreno fue en el Fourth Street Theatre el 3 de enero de 1956. Durante los siguientes años, Falk estuvo trabajando en todos los escenarios alternativos de Nueva York.

En 1960 se trasladó a Hollywood para iniciar su carrera en el cine. En 1961, debuta en El sindicato del crimen (Murder, Inc.), interpretación que le vale su primera nominación como mejor actor de reparto al Oscar. Ese mismo año también recibe una nominación a los premios Emmy por su papel de drogadicto en The Law and Mister Jones. En 1961, nuevo papel de Peter Falk y nueva nominación como mejor actor secundario para los Oscar; en esta ocasión por el largo de Frank Capra Un gángster para un milagro (1961) (Pocketful of Miracles). Y también fue nominado a los Emmy por The Prince of tomatoes que, esta vez sí que ganó.

A pesar de los citados trabajos, Falk no llegó a despuntar como una estrella típica de Hollywood, en parte por su minusvalía ocular. Se cuenta que el jefe de la productora Columbia Pictures, Harry Cohn, descartó ficharle porque le faltaba un ojo: «Por el mismo precio, tengo un actor con dos»-.

 

Agencias