Toque de queda en EE.UU. y despliegue de miles de soldados armados en Washington

Toque de queda en EE.UU. y despliegue de miles de soldados armados en Washington

Foto: Agencias

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, se dirigió este lunes 1 de junio a la nación, tras los últimos disturbios ocurridos en su país tras la muerte de un afroamericano por parte de un funcionario de Minneapolis, en la que ordenó un despliegue militar armado en Washington.

Trump calificó los disturbios en Washington como una «deshonra absoluta», además de catalogarlos como  «terrorismo» interno, por lo que hizo un llamado a los a los gobernadores que «controlen las calles» de Estados Unidos.

Poco antes de que se iniciara el discurso de Trump, la policía disparó gas lacrimógeno delante de la Casa Blanca, para dispersar a los manifestantes en las adyacencias.

Durante su mensaje anunció  el despliegue de miles de soldados armados en Washington, tras los disturbios del domingo por la noche, que calificó como una «deshonra».

En medio de una ola de manifestaciones por la muerte hace una semana de un ciudadano afroamericano en Minneapolis, asfixiado por un policía blanco que lo estaba inmovilizando, Trump anunció que desplegará militares para detener «los disturbios, los saqueos, el vandalismo, los ataques y la destrucción gratuita de la propiedad».

«Lo que pasó en la ciudad anoche es una deshonra absoluta», dijo Trump en una discurso pronunciado en la Casa Blanca al mismo tiempo que la policía comenzó a dispersar una protesta a pocos metros del edificio.

«Estoy enviando miles y miles de soldados fuertemente armados, personal militar y agentes de las fuerzas del orden», aseguró.

Tras un fin de semana de manifestaciones pacíficas que en la noche derivaron en disturbios, incluyendo un intento de prender fuego a una iglesia histórica situada frente a la Casa Blanca, Trump calificó los actos como «terrorismo interno» y dijo que va a desplegar a la guardia nacional.

Este estallido de protesta es el más extendido que ha vivido Estados Unidos desde 1968 cuando varias ciudades sufrieron incendios tras el asesinato del líder negro emblema de la lucha por los derechos civiles, Martin Luther King Jr.

Estos incidentes también son una reminiciencia de la violencia que sacudió Los Ángeles en 1992 por una ola de indignación después de que cuatro policías fueran absueltos tras golpear brutalmente al motorista negro Rodney King.

 

 

Toque de queda

 

La indignación en Estados Unidos por la muerte de George Floyd, un ciudadano negro, a manos de un policía blanco sigue viva y este lunes una decena de otras grandes ciudades se preparan para vivir una noche con toque de queda en medio del temor por el peor estallido de protestas en décadas.

Alrededor de 40 ciudades decretaron toque de queda por estos incidentes.

Una semana después de la muerte del hombre de 46 años en Minneapolis las protestas se extendieron de costa a costa y aunque de día las manifestaciones fueron pacíficas, repitiendo las últimas palabras de Floyd al ser inmovilizado por la policía: «No puedo respirar», por la noche se registraron disturbios.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, responsabilizó a la «izquierda radical» de las movilizaciones y criticó a los gobernadores por «débiles» y los instó a «imponerse».

Durante el fin de semana decenas de miles de estadounidenses salieron a marchar pacíficamente para denunciar la brutalidad policial, el racismo y las desigualdades que sufren las minorías.

El domingo en la capital Washington, se registraron desórdenes en las inmediaciones de la Casa Blanca por tercera noche consecutiva, con algunos destrozos, fuegos encendidos por los manifestantes, banderas estadounidenses en llamas y muros pintados con consignas contra la policía.

La Casa Blanca quedó a oscuras y el presidente tuvo que ser alojado en el búnker.

En un momento en que el país enfrenta una ola de manifestaciones no vista desde la década de 1960, durante la lucha por los derechos civiles, Trump anunció que se dirigirá al país.

Este lunes la alcaldesa de Washington adelantó en cuatro horas el inicio del toque de queda, que comenzará a las 19H00 hora local (00h00 GMT). En Nueva York, la restricción de movimiento comenzará a partir de las 23H00 locales.

Estas protestas se producen en un momento en que más de 100.000 personas han muerto en Estados Unidos por el nuevo coronavirus, y en que las medidas tomadas para mitigarlo han dado un fuerte golpe a la economía en un año electoral.

La epidemia ha tenido un impacto devastador en la comunidad negra y algunos estudios muestran que esta población sufre una mortalidad hasta tres veces más que la de los blancos.

«Tenemos hijos negros, hermanos negros, amigos negros y no queremos que mueran», dijo a la AFP en la localidad de Saint-Paul Muna Abdi, una manifestante negra de 31 años.

«Estamos cansados de que esto se repita, esta generación no lo va a permitir», afirmó.

Para recibir en tu celular esta y otras informaciones, únete a nuestro canal en Telegram haciendo clic en este link: https://t.me/NADZulia.

Además, puedes seguirnos en Instagram y Twitter como @noticiaaldia o síguenos en nuestra página de Facebook Noticia al Día.

 

AFP