¿Se acuerdan de Anestesia en El cartel de los sapos y Escobar?: La fantástica historia de Andrés Parra

¿Se acuerdan de Anestesia en El cartel de los sapos y Escobar?: La fantástica historia de Andrés Parra

Esta es una historia muy emotiva y de esas que cuesta creer en las casualidades y más en el destino. ¿Se acuerdan del Dr. narco Anestesia en el Cartel de los sapos? ¿Se acuerdan de Escobar?. Ese actor colombiano con la calidad de los grandes de la actuación se llama Andrés Parra. Hoy el diario chileno El Mercurio reseña una historia fantástica: Debido al éxito de Parra como Escobar se ganó el cariño de una fans quien les escribió confesando que su sueño más grande era conocerlo, darle un abrazo, tener su autógrafo.
La vida pasó y el encuentro entre Parra y la chica de nombre Luisa nunca se dió.
Pues resulta, dejemos que El Mercurio nos cuente, con su permiso:
El actor que encarnó a Pablo Escobar se tomó su tiempo para contar completa una hermosa historia de cariño entre fan e ídolo.

Marche una hermosa historia narrada por una auténtica celebridad: Andrés Parra, quien se pusiera en la piel de Pablo Escobar, el tristemente famoso narcotraficante. El actor recurrió a su cuenta de Twitter y su inmensa paciencia para contar cómo conoció a una lejana fan, cuyo sueño era tomarse una imagen con él.

Dicen que un grande, si es humilde, es doblemente grande. Allí podría entrar Parra, que hasta incluyó un poco de suspenso en su paciente relato.

¿Qué contaría el hombre? ¿Qué había sucedido con aquella mujer? El actor se tomó varios tuits más para desarrollar la narración, que crecía en suspenso a medida que sumaba más y más capítulos.

Los followers de Andrés supieron: que la mujer era chilena, que vivía al sur del país, que era su sueño conocerlo. Ambos desarrollaron una cálida comunicación que, como suele pasar, luego pasó al olvido. Pero no para Andrés, que demostró tener una memoria muy fuerte y una eterna gratitud para sus fans.

El relato ha avanzado: el personaje ya está en la zona de la coprotagonista. Idas y vueltas, como en toda buena historia, han ido dificultando la posibilidad del encuentro, una unión que muchos lectores ya imaginaban puede suceder. Las chances están allí… y algo ocurre para distanciarlos.

Y así desenlaza la historia. Dejaremos que las palabras de Andrés hablen por sí solas. Sólo una cuestión: para los fundamentalistas del pasado, twitter también puede tener magia. Vaya si puede tenerla.
El Mercurio
Nicolás Chiesa