Irán emitió orden de captura contra el presidente Donald Trump y notificó a Interpol

Irán emitió orden de captura contra el presidente Donald Trump y notificó a Interpol

(US President Donald Trump looks on during an American AFP)

La República Islámica iraní quiere rendir cuentas con el presidente estadounidense por el asesinato del general Qasem Soleimani. Donald Trump ordenó el bombardeo con dron que acabó, el tres de enero pasado, con el jefe del ala de operaciones exteriores de la Guardia Revolucionaria y con un alto mando de las milicias chiítas iraquíes a las afueras del aeropuerto de Bagdad. Teherán asegura que ha emitido una notificación roja a la Interpol para lograr su arresto.25

El fiscal teheraní, Alqasimehr, ha anunciado su decisión este lunes, durante un encuentro con medios locales. «La Judicatura ha emitido una orden de arresto contra un total de 36 individuos involucrados en el asesinato del lugarteniente general Soleimani, incluidos funcionarios políticos y militares de los Estados Unidos y de otros Gobiernos, y la Policía internacional ha sido notificada al respecto», ha dicho, según la agencia iraní Mehr.

Según el fiscal, «el presidente Donald Trump está en lo alto de la lista, y se buscará su fiscalización incluso después de que su presidencia se haya acabado». Alqasimehr ha indicado que los cargos presentados son de «asesinato» y «acto terrorista». Aparte, este mes la Judicatura había anunciado que Mahmud Mousavi-Maj, acusado de facilitar información sobre el paradero de Soleimani, sería ejecutado en breve. Con todo, Mousavi-Maj llevaba encarcelado desde un año antes del asesinato del General.

Según la web de Interpol, una notificación roja es un requerimiento para que las fuerzas de seguridad de todo el mundo localicen y arresten provisionalmente a una persona, a solicitud de uno de los países afiliados. La institución matiza que una notificación roja, que debe pasar por un proceso de aprobación por parte del cuerpo antes de hacerse efectiva, «no es una orden de arresto». Actualmente hay unas 62.000 notificaciones rojas vigentes, de las cuales unas 7.000 son de conocimiento público.

La Interpol no se ha pronunciado por el momento respecto al anuncio iraní, aunque las perspectivas de que su demanda prospere son magras. No fue bien la última experiencia iraní con la Interpol. El 13 de junio pasado, Irán confirmó la detención en Rumanía de Gholamreza Mansouri, un juez que se había fugado a Europa para eludir un juicio por corrupción en curso, en el que está acusado de haber recibido sobornos por medio millón de euros. Teherán había emitido una notificación roja en su contra.

Durante su periplo europeo, al saberse de su huida, una serie de organizaciones, entre ellas Amnistía Internacional, solicitaron también la detención del juez y su procesamiento en Alemania, donde se ejerce la jurisdicción universal, por ordenar el arresto de periodistas que además fueron torturados en 2013. Todo esto se acabó el 19 de junio, una semana después de que Rumanía retrasara su extradición y lo liberara, Mansouri apareció muerto en un hotel de Bucarest.

Las versiones sobre su fallecimiento siguen siendo contradictorias. El juez, al que se le presuponen conexiones profundas en el aparato de Estado iraní, supuestamente se precipitó desde la ventana de su habitación, en un sexto piso, y murió en el acto. Irán ha demandado explicaciones a Rumanía este lunes: «El Gobierno rumano debe notificar oficialmente a la República Islámica sobre cualquier incidente en torno a lo ocurrido», ha dicho el portavoz de Exteriores, Seyed Abbas Mousavi.

El asesinato de Qasem Soleimani fue el preludio del período más tenso vivido entre Irán y los EEUU en décadas, colofón de una escalada de tensión de meses. Teherán respondió al ataque contra su principal hombre en la región bombardeando con misiles una base iraquí que albergaba tropas internacionales. Esa noche, mientras el mundo contenía la respiración, una batería antiaérea iraní derribó un avión de pasajeros tras despegar de Teherán, una tragedia que Irán ha atribuido a un «error humano».

Este lunes, la Fiscalía militar ha anunciado que descarta que interferencias cibernéticas o electrónicas provocasen el disparo de dos misiles contra el vuelo PS752. «No hemos hallado pruebas de sabotaje o espionaje en el avión», ha afirmado, según la agencia Mehr. En su lugar, el fiscal se ha referido a una posible cadena de errores trágicos que pudo comenzar con un error de detección del norte real por parte del sistema Tor-M1, y que provocó que confundiera el avión con un misil entrante desde otra dirección.

Para recibir en tu celular esta y otras informaciones, únete a nuestro canal en Telegram haciendo clic en este link: https://t.me/NADZulia.

Además, puedes seguirnos en Instagram y Twitter como @noticiaaldia o síguenos en nuestra página de Facebook Noticia al Día.

 

Agencias

No olvides compartir en >>