El poder de ser Sindy Al Abdala ante la sociedad: prejuicios y etiquetas

El poder de ser Sindy Al Abdala ante la sociedad: prejuicios y etiquetas

Etiquetas, poder

Sindy Al Abdala

Sindy Al Abdala- “Hoy en día las etiquetas toman el control de nuestra vida, porque básicamente nos hemos acostumbrado a escuchar demasiado las palabras.” 

Cuando hablamos de “etiquetas”, nos referimos a tratar de hacer un juicio de valor sobre una persona sin conocerla en profundidad. Desde que somos pequeños la sociedad nos califica hasta un punto donde te ves influenciado impidiendo que puedas vivir una vida plena y en calma contigo mismo.

 

 

Foto: Cortesía Sindy Al Abdala

Abogada y con 5 años de experiencia en Coach de vida y transformación personal de la mano de Líderes Miami, Sindy Al Abdala nos comenta un poco sobre los prejuicios, y todas esas etiquetas con las que tacha a veces la sociedad por llevar un estilo de vida diferente a los demás.

Sin duda alguna el tema de los prejuicios es exactamente eso, hacer un juicio previo de una persona; sin conocerla. Aun así, la incluimos directamente en un grupo; y esto lo hacemos utilizando lo que denominamos como estereotipos.

A su vez, los estereotipos son las creencias, sentimientos o ideas que tenemos hacia las personas o situaciones que pertenecen a un grupo concreto.

 

 

 

 

Foto: Cortesía Sindy Al Abdala

“Los prejuicios han ocurrido desde el principio de los tiempos y continúan hoy en día”.

Cabe destacar que los prejuicios en nuestra sociedad ya estaban establecidos desde mucho tiempo atrás. Tanto así que, el famoso Albert Einstein, en una de sus frases decía que: “es más fácil desintegrar un átomo que un prejuicio”.

La empresaria-Filantropo, hace referencia que las etiquetas toman el control de nuestras vidas porque obviamente a ningún ser humano le gusta ser etiquetado por ninguna razón, motivo o circunstancia.  Sin embargo, el ser humano cree todo tipo de comentario que otras persona hacen sobre nosotros  y por ese simple comentario  dejamos que nos afecte, nos robe la energía y pare de contar, es  ahí donde dejamos de trabajar la autoestima, porque no  nos conocemos y damos permiso a que esas etiquetas influyan.

 

 

 

 

Foto: Cortesía Sindy Al Abdala

 

 

“Lo que los demás digan no deben limitar tus sueño”.

 

 

Existe un ejemplo muy básico cuando nos referimos a las etiquetas como tal y es que desde que somos pequeños las demás personas nos califican.

Imaginemos que una niña tiene su sueños de ser cantante y va clases, pero le dicen que por mucho que se esfuerce cantando tiene cierto límite y no puede llegar a aspirar a cantar mejor de lo que lo hace. Esta niña ya tiene una etiqueta “canto mal”.

Este acto no siempre debe ser negativo, aunque sí podría serlo. Inclusive es posible que las personas, por su inseguridad o baja autoestima, se etiqueten a sí mismas para sentir que pertenecen a un grupo.

Es probable que la niña intente alejarse de toda esa actividad que requiera cantar y, en un futuro dirá “no canto porque no sirvo para eso ” ¿Pero de verdad ha sido así?. Quizás, esto sea el condicionante que nos impide llegar a donde queremos. Muchas veces ni siquiera son las demás personas que nos ponen etiquetas limitantes, sino nosotros mismo.

 

Lea también: Ya se dio el último paso, falta la firma del Papa para hacer Santo a José Gregorio

 

 

“Las etiquetas no me  define. Yo elijo quien quiero ser, no ellas”

 

 

Si no identificas estas etiquetas y permites que entren y dirijan a ti, estas te acompañarán siempre, durante toda tu vida. No obstante el error más grande que el ser humano puede cometer es dejarse llevar por los comentarios de los demás, a veces nosotros mismo somos los primeros jueces, y  nos cuestionamos en cierta manera  de que no se pueden  lograr  grandes cosas en la vida  desde allí comienzan  en  nuestra mente las etiquetas y quien la fortalece mas es el comentario de las demás personas.

 

 

 

Foto: Cortesía Sindy Al Abdala

“Ese «yo soy» que creo me define, en realidad no es más que un conjunto de etiquetas que provocan que me evada de buscar quien realmente soy”.

 

 

En muchos países las etiquetas son comunes y responden a algo cultural. Todos conocemos etiquetas preestablecidas. Por ejemplo, que las rubias o las modelos no son muy inteligentes, que las personas que tienen sobrepeso solo comen comida.

Sindy Al Abdala, asegura que  la  gran parte de nuestra autoestima  se basa en logros, aun así, nuestra familia, amigos e incluso en el trabajo alguien coloca un granito para apoyar y formar la percepción que tenemos sobre nosotros mismo. Sin embargo  “tu idea de ti”, crea esa idea de quién eres. Imagínate si pudiésemos cambiar esa idea y convertirnos en lo que queramos, créeme que el mundo sería totalmente distinto.

 

 

 

Foto: Agencia

 

“No podemos ver en otros lo que no está en nosotros”.

 

 

“Por lo general yo hablo mucho sobre la ley del espejo, existen cuatro leyes básicas y de qué manera  lidiar con ellas  cosa que resulta muy  fácil, primero haciendo conciencia de que eso no eres tú y segundo trabajando en ti, primero que todo darte de cuenta que no tiene que ver contigo. Cuando una persona reacciona a tu alrededor y te dice algo  sobre ti, y que si a ti te afecta es porque obviamente lo tienes que trabajar pero también puede ser algo que este en otra persona muchas veces lo que una persona dice de ti tiene que ver más de ellos que de nosotros”.

 

La sociedad siempre va a tener algo que decir, de esta manera  funcionamos y así sucede en la vida. Si tú quieres que  nada te afecte lo que tienes que hacer es lo siguiente:

  • Primero, trabajar en ti mismo.
  • Segundo, tomar responsabilidad de tu vida EMPODERARTE
  • Tercero, dejar de creer en todo lo que escuchas y muy importante preguntarte a ti mismo quien eres. Lo que otros dicen de ti es importante porque te da información pero eso no quiere decir que sea verdad, simple y sencillo tú eliges como tomarlo.

 

Foto: Cortesía Sindy Al Abdala

 

Si quieres llegar al éxito de una manera fácil sencilla y productiva debes de tener en cuenta ciertos consejos:

Dejar de luchar contra la corriente (Querer cambiar la sociedad) y fluir desde tu propia forma de pensar.

Trabajar  en ti mismo y entender que no es personal contigo.

Todos somos diferentes, todos tenemos virtudes y también defectos, todos tenemos algo que aportar. Simplemente, no es posible que, todas las personas de un país sean iguales; ni que todas las que tienen una profesión concreta lo sean. Ni siquiera es posible que todos los del mismo género sean iguales. Por lo tanto, lo mejor sería conocer a una persona, conocerla personalmente, sea quien sea; antes de formarte un juicio sobre ella y… puede que te sorprenda.

 

 

https://www.instagram.com/tv/CAq4GJCHP0T/?utm_source=ig_web_copy_link

Para recibir en tu celular esta y otras informaciones, únete a nuestro canal en Telegram haciendo clic en este link: https://t.me/NADZulia.

Además, puedes seguirnos en Instagram y Twitter como @noticiaaldia o síguenos en nuestra página de Facebook Noticia al Día.

Hannabelle Urdaneta

Noticia al Día