Confinamiento voluntario o temor a salir: ¿Conoces el síndrome de la cabaña?

Confinamiento voluntario o temor a salir: ¿Conoces el síndrome de la cabaña?

cabaña

El síndrome de la cabaña el temor de salir de casa. Foto: Any Vargas

La pandemia del covid-19 además de la paralización de la economía a nivel mundial, trajo consigo ciertos trastornos psicológicos que han dificultado el buen vivir de las personas en cuarentena

 

Desde que se decretó el estado de alarma nacional, las medidas de mantener un distanciamiento social y aislamiento voluntario obligatorio fueron una penitencia para muchos venezolanos, tomando en cuenta el nivel de movimiento y actividad al que se está acostumbrado en la ciudad.

Si bien mantenerse encerrado es una de las recomendaciones principales para evitar contagios de covid-19, el confinamiento prolongado ha generado en la población ciertos malestares como desasosiego, tristeza, impaciencia, nerviosismo, problemas de insomnio o sensación de soledad.

Mientras algunos países de Europa han disminuido sus picos de contagio y han entrado en una fase de desaceleración, luego de tres meses, en Venezuela se está comenzando a introducir lo que el presidente de la república denomina una normalidad relativa, con algunos tipos de flexibilizaciones dentro de los sectores comerciales del país.

Aunque para muchos representa un alivio poder volver al ajetreo de la calle, en algunos se alimenta aún más el miedo a que la posibilidad de contagio sea aún mayor, generando ansiedad y temor al salir de casa.

 

Foto: Any Vargas

¿Qué es el síndrome de la cabaña?

 

 

Concretamente este síndrome consiste en la aparición de un miedo intenso a cambiar de entorno tras un tiempo prolongado de encierro, a pesar de que el entorno en el que se encuentre la persona no sea el mejor.

Luego de un extenso periodo de encierro, el individuo tiende a desarrollar temor al cambio repentino, aumentan sus niveles de estrés y ansiedad cuando cambia de ambiente, se nota con mayor frecuencia en personas que viven solas, sin embargo, este trastorno se manifiesta de diferentes formas en distintos individuos.

El origen de este síndrome se remonta al siglo XX, su nombre inicial es “cabin fever”. Según la historia popular,  en esta época muchos colonos americanos debían pasar largas temporadas de invierno dentro de sus cabañas, experimentando síntomas depresivos, ansiosos y sensación de enjaulamiento.

 

¿Cómo se desarrolla?

 

El síndrome de la cabaña suele aparecer tras una estancia prolongada en un lugar cerrado.  Actualmente, como consecuencia de la pandemia, las salidas a la calle son cada vez más restringidas para realizar las tareas más básicas , esto implica que se pase la mayoría del tiempo encerrados en la casa.

El riesgo de contagio de la enfermedad es real, por lo tanto es posible que la población pueda desarrollar sentimientos de inseguridad o incertidumbre cada vez que tenga que ir al supermercado o farmacia.

Sin embargo, lo que ocurre en muchos casos particulares, cuando ya existe un trastorno persistente. Esto lleva a que se asocie la calle a peligro y se perciba el hogar (donde pasamos tanto tiempo) como el único lugar seguro, de forma que cada vez que se cambia a un entorno fuera de casa, se genera un miedo incapacitante.

Tras 95 días de confinamiento, el cerebro se ha acostumbrado y asocia el encierro como una zona segura.

 

Para recibir en tu celular esta y otras informaciones, únete a nuestro canal en Telegram haciendo clic en este link: https://t.me/NADZulia.

Además, puedes seguirnos en Instagram y Twitter como @noticiaaldia o síguenos en nuestra página de Facebook Noticia al Día.

 

Any Vargas
Noticia al Día