Otra vez no por favor": las súplicas de los maracaiberos son cada vez más duras cuando se les va la luz

«Otra vez no por favor»: las súplicas de los maracaiberos son cada vez más duras cuando se les va la luz

Foto: NAD.

Racionamientos de más de 12 horas sumado a fluctuaciones o fallas en el SEN, representan más de 20 horas diarias de vida que pierden los maracaiberos preocupados por la luz

 

Cuando no son los racionamientos, son los famosos animalitos los que juegan con el día a día de la población zuliana, la cuchilla, la iguana o la icotea, dejaron su tregua y vuelven a arrasar con el sueño de los maracaiberos.

La Tierra del Sol Amada ha sido una de las regiones que más ha sufrido en tiempos de cuarentena, con escasez de agua potable, varios sectores sin servicio de gas doméstico, colas interminables para abastecerse de combustible, incluso en las filas de sectores priorizados, el bajo poder adquisitivo nacional y sumado a esto los constantes racionamientos de electricidad que ha dejado pérdidas materiales incalculables para las familias zulianas.

El maracaibero en un día común es víctima de los exorbitantes precios de los alimentos regidos por las más de tres tasas distintas del dólar paralelo, la sequía prolongada, y los famosos bajones y coloquialmente llamados «subiones» que acaban con la vida de los electrodomésticos a su paso.

Las noches no son la excepción cuando se despide la luz, pues arrecia el calor y los zancudos se hacen una invitación sin aviso para propiciar una gran fiesta de picadas en los hogares zulianos, imposibilitando que el ciudadano logre pasar una noche tranquila.

En algunos sectores la diferencia entre racionamiento y fluctuación algunas veces no se siente, pues luego de una larga jornada a oscuras, llega la segunda tanda sin aviso y además de las desveladas, el inicio del día se paraliza, las señales se caen y pensar es utilizar ese tiempo para hacer compras en el sector implica más horas perdidas en cola esperando porque pase el punto.

Los maracaiberos viven con la zozobra de ver los bombillos apagados cuando más los necesitan y se lamentan cada vez que hay una fluctuación.

» Otra vez no por favor «, se escuchó la mañana de este viernes en la barriada de Cuatricentenario, luego de una noche en penumbras, las pocas 3 horas que habían transcurrido desde la llegada de la electricidad no lograron darle los buenos días al sol, pues luego de una fuerte explosión volvieron a quedar sin electricidad, ni señal celular por aproximadamente 14 horas más.

Que si la culpa del apagón fue de la iguana o un bajón, los vecinos solo se lamentaban que esta sería su segunda tanda improvisada sin electricidad en sus casas. «Ya hemos tocado fondo. Esto no es calidad de vida», comento Guadalupe Molero, habitante del sector.

 

Para recibir en tu celular esta y otras informaciones, únete a nuestro canal en Telegram haciendo clic en este link: https://t.me/NADZulia.

Además, puedes seguirnos en Instagram y Twitter como @noticiaaldia o síguenos en nuestra página de Facebook Noticia al Día

 

Any Vargas

Noticia al Día

No olvides compartir en >>