¿Existe el Ángel de la muerte?

¿Existe el Ángel de la muerte?

La escena es conocida en la película Moisés: el castigo mas fuerte contra El Faraón, los dinteles de las puertas de las casas de los judíos tendrían la marca con la sangre del Cordero, en los paganos entraría «El Ángel de la muerte» y se llevaría al primogénito de cada familia. Allí murió el hijo del tirano quien no tuvo mas opción que dejar libre al pueblo de Israel.
Ahora bien ¿existe El Ángel de la muerte?.
Sobre la muerte hay sobre abundada información en las fuentes de Internet. Podemos afirmar que existe como figura mitológica, sin embargo, es cada vez más aceptada la idea de que hay un mundo espiritual. Que somos carne, sangre y espíritu. En ese reino de lo invisible para nuestros ojos están los ángeles y, según Las Sagradas Escrituras se trata de un ser celestial.
La Wikipedia dicerta de esta manera sobre El Ángel de la muerte:

Azrael (en árabe عزرائيل) es uno de los nombres que recibe el ángel de la muerte entre los judíos y musulmanes.Tiene por misión recibir las almas de los muertos y conducirlas para ser juzgadas.

También es llamado Abu Yaria (أبو جارية) por algunos musulmanes y Mordad (مورداد) entre los persas. Su nombre deriva del árabe Izrail (que significa «Aquel a quien Dios ayuda»), en el islam contrario a lo que piensan muchos no aparece este nombre en ninguna parte del Corán pero si aparece en el hadiz pero la imagen más común es la aparición de la figura del ángel de la muerte o Malak al-Mawt (ملك الموت) sin mencionar su nombre.

Azrael fue conocido inicialmente como Azra, el descendiente de los grandes sacerdotes de Aarón y escriba en el periodo del segundo Templo de Jerusalén. Durante el paleocristianismo recibió el nombre de Esdrás, el profeta que vaticinó la llegada de Cristo. Esta historia paleocristiana es la que dice que Azrael subió al paraíso sin haber probado la muerte. Aparece asimismo en los escritos del hereje cristiano Marción, donde es mencionado como el ángel de la Ley.

Generalmente se le describe como un arcángel bajo las órdenes de Dios, defensor de un concepto de la Muerte menos lúgubre que el habitual en sus personificaciones más conocidas. Dependiendo del punto de vista de las diferentes religiones en las que aparece Azrael, este reside en diferentes lugares, pero el más habitual es el tercer cielo. Otras versiones defenderían que renunció al cielo con un coro de ángeles a su cargo para rescatar las almas mandadas al infierno, estando por tanto localizada su residencia en el último círculo del mismo, donde podría también procurar que los demonios se mantuvieran en su lugar.

Arcángel Azrael

En su rango de ángel, Azrael tendría como misión ser una especie de psicopompo; lejos de opiniones más truculentas, se encargaría de tranquilizar a las almas en estado de transición y en esta tarea se erigiría, propiamente, como Ángel de la Muerte. Aunque algunos teólogos lo colocan como una Potestad dentro de la jerarquía angelical mientras que en el judaísmo es considerado el líder del coro de las potestades, en el islam se le suele considerar un Ángel sin ninguna misericordia que trabaja a las órdenes de Dios.

Azrael en la religión

El ángel de la muerte aparece en varias religiones bajo nombres diferentes.

En el cristianismo según las bíblicas,en ninguna parte señalan que hay un ángel específico de la muerte, pero tradicionalmente el catolicismo ha identificado a San Miguel Arcángel como el encargado de pesar y llevar a las almas a la otra vida. Según la tradición, el arcángel Miguel se comunica con las almas en el momento de la muerte para ayudarlas a redimirse antes de morir.

En el judaísmo se listan al menos 15 ángeles de la muerte: Abadón, Adriel, Azrael, Gabriel, Ha-Mavet de Malach, Hemah, Kafziel, Kesef, Leviatán, Mashhit, Metatrón, Samael, Sariel, Yehudiam, Yetzerhara,

En islamismo (según el Corán), Izraíl es uno de los cuatro arcángeles ―junto con Yibril, Mikaíl e Israfil―. Son los cuatro ángeles más altos en el trono de Dios junto con Los Ángeles Portadores del Trono, estos últimos junto con los anteriores son las últimas criaturas en morir en el Fin del Mundo islámico a manos de Azrael mismo, que antes de quitarse la vida a orden de Dios, es preguntado por Él, «Quien queda en mi creación», y Azrael contesta «Solo tu fiel sirviente mi Señor», y es entonces cuando Dios le ordena que se arrebate la vida para reanimar a toda su creación, castigando en el infierno y recompensando en el paraíso.

Personificaciones de la muerte

Ah Puch
Anubis
Hades
Ikú
Keres
Mors
Orcus
Tánatos
Shinigami
Mictlantecuhtli
Santa Muerte

Por otro lado, el portal https://www.compellingtruth.org explica:
El concepto de un ángel de la muerte existe en múltiples tradiciones religiosas. Sin embargo, ¿hay un «ángel de la muerte» en la Biblia? ¿Hay un ser cuyo propósito principal o único es destruir la vida humana?

No hay ningún ser llamado el «ángel de la muerte» en la Biblia. Aquellos que creen en un ángel de la muerte típicamente señalan tres pasajes. Primero, está la afirmación de que Éxodo 11: 4-5 habla de un ángel de la muerte: «Moisés anunció: «Así dice el Señor: “Hacia la medianoche pasaré por todo Egipto, y todo primogénito egipcio morirá: desde el primogénito del faraón que ahora ocupa el trono hasta el primogénito de la esclava que trabaja en el molino, lo mismo que todo primogénito del ganado.» Este presagio se cumple pronto: «A medianoche el Señor hirió de muerte a todos los primogénitos egipcios, desde el primogénito del faraón en el trono hasta el primogénito del preso en la cárcel, así como a las primeras crías de todo el ganado» (Éxodo 12:29).

Sin embargo, no hay ningún ángel mencionado en los versículos anteriores. Es el SEÑOR quien realiza este juicio, no un ángel. Éxodo 11: 4 dice: «pasaré». Éxodo 12:29 dice: » el Señor hirió de muerte».

Un segundo pasaje que algunos usan para apoyar la idea de un ángel de la muerte es 2 Reyes 19:35, «Esa misma noche el ángel del Señor salió y mató a ciento ochenta y cinco mil hombres del campamento asirio. A la mañana siguiente, cuando los demás se levantaron, ¡allí estaban tendidos todos los cadáveres!» «El ángel del Señor» realiza este acto, no un «ángel de la muerte».

El tercer pasaje también asocia la muerte con un ángel. Segundo Samuel 24: 15-16 dice: » Por lo tanto, el Señor mandó contra Israel una peste que duró desde esa mañana hasta el tiempo señalado; y en todo el país, desde Dan hasta Berseba, murieron setenta mil personas. Entonces el ángel del Señor, que estaba junto a la parcela de Arauna el jebuseo, extendió su mano hacia Jerusalén para destruirla. Pero el Señor se arrepintió del castigo que había enviado. «¡Basta! —le dijo al ángel que estaba hiriendo al pueblo—. ¡Detén tu mano!» Y el ángel de Jehová estaba junto a la era de Arauna, jebuseo. Aquí, como en 2 Reyes 19:35, el «ángel del Señor» causa las muertes. Él no es un «ángel de la muerte». De hecho, muchos teólogos ven al «ángel de Jehová» como una aparición pre-encarnada de Jesucristo (véase Jueces 6: 22-24).

Apocalipsis 9 habla de ángeles o «mensajeros» que matarán a muchos en los últimos días. Una vez más, a ninguno de estos ángeles se le llama «ángel de la muerte». La Biblia apoya la idea de que Dios puede usar ángeles para llevar a cabo Sus juicios, incluida la muerte. Pero esto no es lo mismo que un «ángel de la muerte» específico cuya única tarea es quitar la vida. En resumen, el concepto de un ángel de la muerte no se enseña explícitamente en la Biblia.

Vale destacar también la interpretación que en su blog Josué Ferrer tomando como fuente la Biblia Reina-Valera 1995.

El ángel de la muerte o ángel exterminador es un enigmático personaje del que se ha hablado mucho y del que se sabe muy poco. Con este nombre nos referimos a un ser mencionado en la Biblia que provocó una gran masacre. Hemos de aclarar que en las Sagradas Escrituras no aparece mencionado en ningún momento como “ángel de la muerte” o “ángel exterminador”. Aparece de hecho mencionado como “ángel de Jehová” o “ángel del Señor” y es el protagonista directo de un macabro y luctuoso suceso.

En la Biblia aparece fugazmente citado en dos versículos. El primero reza así: “Aconteció que aquella misma noche salió el ángel de Jehová y mató en el campamento de los asirios a ciento ochenta y cinco mil hombres. A la hora de levantarse por la mañana, todo era cuerpos de muertos” (2 Reyes 19:35). El segundo pasaje nos explica: “Y salió el ángel de Jehová y mató a ciento ochenta y cinco mil en el campamento de los asirios; y cuando se levantaron por la mañana, todo era cadáveres” (Isaías 37:36).

Del ángel de la muerte no sabemos apenas nada. Tan sólo que fue enviado por Dios para acabar con el ejército del rey asirio Senaquerib. Este monarca era muy poderoso, había sometido ya a varias naciones y asediaba a Israel, de quien aseguraba que su dios (Yahvé) no sería capaz de salvarla. Israel no tenía capacidad militar para repeler el ataque de una nación tan poderosa, por ello el Señor envió un ángel para arrasar el ejército asirio. Tras esta atroz masacre, el rey asirio se retiró a su patria. Y ahí acaba todo.

No sabemos nada más del ángel de la muerte. Por no saber no sabemos ni siquiera su nombre. Es cierto que el término “ángel del Señor” o “ángel de Jehová” aparece mencionado en la Biblia otras veces, desde luego menos siniestras. Sin embargo, no podemos estar seguros de que sea el mismo personaje ya que cuando se habla de “ángel del Señor” no tiene por qué ser uno concreto. Quizás el autor se refiera con ello a “un ángel enviado por Dios” que en una ocasión puede ser uno y en otra otro distinto.

Al no especificarse su nombre no sabemos de quién se trata. Sólo que fue enviado por Dios para proteger a Israel y que mató 185.000 soldados en una noche. Fin de la historia. Es verdad que de este ser han corrido ríos de tinta y existen teorías para todos los gustos: algunos afirman que es la muerte, otros que se llama Azrael y hasta hay quien lo identifica con Cristo. Lo único cierto es que sólo sabemos lo que pone en 2 Reyes 19:35 e Isaías 37:36. Todo lo demás son meras especulaciones sin ningún fundamento bíblico.

Tal vez en este tiempo de amenazas por el Coronavirus pensemos en la muerte con mayor estremecimiento. Lo importante es saber que sea un ser del mundo celestial o del mundo nuestro puede derrotarse y evitar.
TC

No olvides compartir en >>