Migrantes venezolanos: "Aún falta camino por recorrer" (III)

En suelo venezolano, «aún falta camino por recorrer»: La travesía de un migrante de regreso a su país (+Fotos) (III)

migrantes venezolanos

En suelo venezolano, «aun falta camino por recorrer»: La travesía de un migrante de regreso a su país. (Foto: Cortesía)

Los migrantes venezolanos ya pasaron la frontera, pero aun no están a salvo en sus hogares

Han pasado cuatro días desde que Roberto llegó a suelo venezolano, las condiciones cambiaron desde que pasó la frontera.

Una fuerte jornada de evaluaciones médicas y despistaje de covid-19 recibieron a los migrantes en el paso fronterizo del territorio tachirense. «Nosotros pasamos de forma legal, pero mientras caminábamos por el puente, había gente que salía del monte y pasaba por el río hasta el lado venezolano», mencionó Roberto G.

 

La primera parada de los connacionales fue en un punto de control donde les pidieron la cédula de identidad y recibieron un ticket, que sería su boleto de salida del refugio para su estado destino.

 

LEA TAMBIÉN: Las horas más duras de los venezolanos que retornan de Colombia (II): ahora piensan en el aislamiento que les toca (+FOTOS)

 

En el primer toldo del lado venezolano se le tomaron los datos de los migrantes y les realizaron una prueba rápida de despistaje, la cual consiste en tomar una muestra de sangre por medio de un pinchazo en el dedo.

Luego pasan a la segunda estación donde evalúan su estado se salud, los vacunaron, en el caso de Robert se le fue aplicada la toxoide, finalmente se le toma una muestra más para la prueba definitiva que será llevada a analizar en Caracas. Posterior a eso los resultados son entregados a los pacientes, quienes son trasladados al terminal de San Antonio.

Roberto comentó que cuando llega al terminal, el ambiente resultaba impresionante por la cantidad de personas que están varadas allí, alegó que el terminal tenía un poco de semejanza con el de Maracaibo, con andenes techados, sin embargo, no se podía apreciar su tamaño, ya que la cantidad de ciudadanos era tal que cubrían por completo las aceras.

 

Los viajeros recién llegados tuvieron que hacerse paso entre la multitud y situarse en los costados, Roberto afirmó que afortunadamente su grupo logró acomodarse debajo de un árbol, pero otros no corrieron con tanta suerte y se situaron en las aceras aledañas, sin sombra ni protección alguna.

 

 

Al pasar la primera noche, Roberto se da cuenta de que el terminal está seccionado en dos partes, en el área de los andenes se encuentran las personas que serán llevadas a los refugios en cada estado del país, mientras que del lado que él está, aún les quedan días de espera.

 

LEA TAMBIÉN: DRAMÁTICOS relatos de venezolanos que regresan de Bogotá (I) (+Fotos)

La situación es diferente a la de hace unos días atrás, cuando decidió abordar el bus de Bogotá hasta Venezuela, de este lado de la frontera los migrantes duermen en el pavimento o sobre sabanas mientras aguardan ser movidos de sitios. Personas van y vienen, dpero la multitud pareciera estar inerte, como si nadie saliera de allí, explicó Roberto G. a NAD.

 

 

Aunque los protocolos de seguridad e higiene contra el covid-19 del lado venezolano son mucho más fuerte que en Colombia, mantener las necesidades básicas del ser humano en un ambiente de hacinamiento con tantas personas resulta tedioso para muchos pasajeros y según Roberto, bañarse resulta un problema.

Para la comida, relata que los refugiados disponen de un comedor que les proporcionan desayuno y almuerzo, por otro lado, quienes tienen posibilidades económicas pueden comprar alimentos en los alrededores del terminal y hay otros que cocinan en leña en medio del monte.

En cuanto a la seguridad, el joven narra que se sienten seguros, pues tienen vigilancia de distintos cuerpos de seguridad, entre estos militares y policías regionales.

 

¿Cómo llegar al otro lado?

Roberto explica que para poder pasar al lado de los andenes, los migrantes deben censarse, les piden la dirección de su domicilio en Colombia, la ocupación que desempeñaban allá, y sus datos domiciliarios en Venezuela, además del número telefónico de un familiar en el país. Seguidamente, revisan el cartón de vacunación, el resultado del test rápido de covid-19 y sellan el boleto que les dieron cuando pasaron por Cúcuta.

Algunos retornados que salieron de Bogotá hasta Venezuela la semana pasada ya fueron trasladados a refugios temporales para pasar su etapas de aislamiento, mientras otros aún permanecen en el terminal a la espera de ser llevados hasta su ciudad destino.

La comunicación desde la frontera es intermitente y otro reto de los migrantes es hacer maromas para no gastar los pocos ahorros que le quedan, su distracción principal son los dispositivos celulares, pero cuando se les agota la batería deben pagar para cargarlos y esto implica despegarse de ellos y dejarlos en una tienda.

El hijo de Roberto ya nació y el sigue encerrado aguardando el día que pueda tenerlo en sus brazos. Mientras tanto espera con desespero poder estar en su hogar rodeado de familias. «Aún falta camino por recorrer», dijo.

Para recibir en tu celular esta y otras informaciones, únete a nuestro canal en Telegram haciendo clic en este link: https://t.me/NADZulia.

Además, puedes seguirnos en Instagram y Twitter como @noticiaaldia o síguenos en nuestra página de Facebook Noticia al Día.

 

Noticia al Día/Any Vargas

Fotos: Cortesía