El karateca venezolano Ricardo Pérez se la ingenia para entrenar en la sala de su casa

El karateca venezolano Ricardo Pérez se la ingenia para entrenar en la sala de su casa

karateca venezolano Ricardo Pérez

El joven deportista entrenando sus movimientos de karate. Foto: Reuters

El karateca venezolano Ricardo Pérez cambió la escuela de su dojo por la sala de su casa, para entrenar sus rutinas entre cuatro taburetes y dos sofás de cuero negro durante la pandemia.

Pérez, cuatro veces campeón juvenil en Venezuela a sus 16 años, quedó decepcionado al ver que la pandemia de COVID-19 forzaba la cancelación de torneos internacionales de karate en El Salvador, Bolivia y México.

Pero su familia rápidamente convirtió la casa en un gimnasio de karate, o dojo, reorganizando los muebles para dejar en el centro una estera, conocida como tatami, donde se ejercita y dirige las clases a través de Zoom para niños y jóvenes atletas.

 

El karateca venezolano Ricardo Pérez también entre en la azotea de su edificio

Otros días entrena en el techo de su edificio, que ofrece impresionantes vistas del valle de Caracas, para no perder el ritmo en medio de la inactividad en la que se vio sumido el país desde mediados de marzo por la cuarentena.

karateca venezolano Ricardo Pérez

El karateca entrenando en la azotea de su edificio. Foto: Reuters

«Tenemos que tener mucha fe que esto va a terminar», dijo Pérez tras una clase en línea. «Nos tomamos un tiempo para darle las clases a los niñitos para que se sientan distintos (…) que sea un poquito menos difícil llevar esta cuarentena».

Lo más duro es no poder pasar tiempo con sus entrenadores y con otros atletas con los que ha desarrollado una amistad, dijo el karateca venezolano Ricardo Pérez, quien ha ganado medallas de oro en torneos sudamericanos y panamericanos.

Puedes leer: Omar Antonio Morales: De diseñador a luchador de la UFC

Las clases en línea generalmente comienzan con varios minutos para conseguir la conexión con el irregular servicio de internet de Venezuela, y a menudo requieren trabajar con los límites de tiempo de Zoom para las reuniones en línea.

En una sesión el jueves por la tarde, contaba los ejercicios en japonés, con su uniforme blanco sonando con fuerza en cada golpe.

Su madre, Solange, de 46 años, su padre Ricardo, de 48 años, y su hermana Alejandra, de 10, aprovechan la configuración para hacer sus propios entrenamientos con los videos de ejercicios de YouTube. «Es lo que a él le apasiona, es lo que él ama», dijo Solange. «Como padres (…) tenemos que apoyarlo».

Para recibir en tu celular esta y otras informaciones, únete a nuestro canal en Telegram haciendo clic en este link: https://t.me/NADZulia.

Además, puedes seguirnos en Instagram y Twitter como @noticiaaldia o síguenos en nuestra página de Facebook Noticia al Día.

Reuters

No olvides compartir en >>