Fotos de las calles de Maracaibo en pandemia por Gustavo Baüer

“Amarillos y verdes los plátanos… llegó el platanero”, el resuelve de la Maracaibo en pandemia (Fotorreportaje)

 

Foto: Gustavo Baüer

Un contraste de elementos entre tapabocas, cansancio, sueño, hambre y comida destaca Gustavo Baüer en su fotorreportaje sobre la Maracaibo en pandemia

En un trabajo anterior Noticia al Día describió la rudeza y aguante de quienes guían sus pasos hacia el Centro de Maracaibo en pandemia ante la carencia de transporte público por escasez de gasolina en esta cuarentena. Hoy, resuena la típica pregunta zuliana ¿Qué tanto vais pal centro?

Foto: Gustavo Baüer

La respuesta no es otra que la diferencia de costos, lo que hace que hoy todos sigan buscando en qué gastar su dinero para llevar más sustento a la casa, y entre lo más demandado están los plátanos. Allí en medio del bullicio intermitente están “los carretilleros” y plataneros, siendo captados bajo el lente de Baüer que da paso a una historia en conjunto.

Foto: Gustavo Baüer

Al horno, cocido y frito; con queso o mantequilla; de cualquier forma el consumo del plátano ha suplantado las inaccesibles, para algunos, proteínas en la Maracaibo en pandemia. Yulimar Quintero, vive al norte de Maracaibo, ella también se ha sumado a la larga fila de caminantes que arrastran sus pasos al epicentro comercial de la ciudad. Asegura que más de una vez durante la cuarentena su familia ha desayunado y cenado únicamente plátano, por lo que llevarlo a casa se ha hecho más que necesario.

Foto: Gustavo Baüer

Foto: Gustavo Baüer

“En el centro se consigue más barato que en las mismas tiendas con lo que compráis uno en la bodega en el centro te traéis hasta tres… Sí, hay quienes lo tienen más baratos que otros, yo me los llevo casi todos verdes y espero a que se pinten un poquito, porque amarillos muy pocos… Cuando me alcanza traigo para vender por aquí y así tener un ingreso”, dijo Quintero.

Foto: Gustavo Baüer

La situación no es muy distinta a la de algunas otras familias, en la que el sustento del hogar depende del día a día, por lo que reinventarse es una opción. “Mi marido trabaja en la albañilería y como todo está cerrado pues no le ha salido trabajo, lo que se consigue se debe rendir, porque son dos bocas que alimentar”, finalizó Quintero.

Foto: Gustavo Baüer

Las historias se repiten, son una espiral de necesidad que desembocan en lo que el bolsillo pueda y las fuerzas para caminar arrastren.

Foto: Gustavo Baüer

Foto: Gustavo Baüer

Foto: Gustavo Baüer

Para recibir en tu celular esta y otras informaciones, únete a nuestro canal en Telegram haciendo clic en este link: https://t.me/NADZulia.

Además, puedes seguirnos en Instagram y Twitter como @noticiaaldia o síguenos en nuestra página de Facebook Noticia al Día.

Luis Fernando Herrera

Foto: Gustavo Baüer

Noticia al Día

No olvides compartir en >>