Ya son 25 años sin Gustavo Polidor tras ser asesinado frente a su casa en Caracas

Ya son 25 años sin Gustavo Polidor tras ser asesinado frente a su casa en Caracas

Gustavo Polidor

Al pelotero lo mataron a sangre fría frente a su esposa. Foto: Agencias

Hoy se cumplieron 25 años del asesinato del pelotero profesional Gustavo Polidor, quien fue ultimado de un balazo en su vivienda en Santa Mónica delante de su esposa e hijo de apenas dos años.

Las autoridades declararon culpable a los ciudadanos Marco Tulio Quintero Flores y a Hernán López Ortuño, mejor conocido como “Hernancito”, delincuente que años después estuvo involucrado en otros delitos como la situación de rehenes ocurrida en la urbanización Terrazas del Ávila, en 1996. El pelotero recibió un disparo en la cabeza.

Gustavo Polidor, quien estuvo en la gran carpa desde 1985 hasta 1993 y militó con los Ángeles de California, los Cerveceros de Milwaukee y los Marlins de Florida. En Venezuela completó 14 temporadas con los Tiburones de La Guaira, equipo del que se despidió con un promedio de 260 puntos. En esa casa formó parte de la famosa Guerrilla de Padrón Panza, conformada por Oswaldo Guillén, Argenis Salazar, Juan Francisco Monasterios, Luis Salazar, Gustavo Pedrique, Raúl Pérez Tovar y Norman Carrasco. Su camiseta escuala ostentó siempre el número 14.

Lo mataron y no se llevaron nada

Poco después de las 9:30 de la mañana del 28 de abril de 1995, el grandeliga criollo salió de su quinta Mari Michelle, en la urbanización Santa Mónica de Caracas, para hacer unas diligencias junto a su esposa Eduvigis Claret Fuenmayor y su pequeño hijo de 2 años. Sus dos niñas mayores estaban en el colegio.

El pelotero caraqueño acomodó al niño en la silla de seguridad del asiento trasero de su camioneta Grand Blazer, mientras Eduvigis cruzaba la calle a poner la basura en un contenedor, cuando fueron abordados por dos sujetos armados: Hernancito y Marco Tulio Quintero, alias Marquitos.

Hernancito apuntó a Eduvigis y al niño, mientras Marquitos hacía lo propio con Polidor. De repente los dos sujetos le dispararon a Polidor, Marquitos a la cabeza y Hernancito al abdomen y huyeron del sitio en una camioneta Wagooner, conducida por un tercer delincuente, Carlos Rubén Villanueva.

No se llevaron nada, ni el carro, ni la cartera o las prendas del beisbolista. Solo lo ejecutaron frente a su esposa y su hijo, y se marcharon. El campocorto se había retirado de la Gran Carpa y jugaría en 1995 su temporada de despedida con Tiburones y se convertiría en busca talentos a sus 33 años.

Metieron preso a su asesino

 

A los pocos meses el conductor de la Wagooner, Carlos Rubén Villanueva, cayó preso y facilitó la detención de López Ortuño y Quintero, quienes fueron enviados al Retén de Catia, pero el 18 de diciembre de ese 1995 Hernancito se fugó y se perdió del radar por cuatro meses, hasta que reapareció en vivo y directo apuntándole con un arma en la sien a una aterrorizada joven. El asesino del beisbolista fue luego detenido.

Puedes leer: Matan a «Hernancito», asesino del beisbolista Gustavo Pulidor ocurrido en 1995

Hace tres años, el Ministerio del Servicio Penitenciario ordenó la liberación condicional de Marco Tulio Quintero Flores sin haber cumplido la sentencia completa.

Los restos de Gustavo Polidor se encuentran en el Cementerio del Este. Una multitud fue al camposanto a darle el último adiós al pelotero.

Para recibir en tu celular esta y otras informaciones, únete a nuestro canal en Telegram haciendo clic en este link: https://t.me/NADZulia.

Además, puedes seguirnos en Instagram y Twitter como @noticiaaldia o síguenos en nuestra página de Facebook Noticia al Día.

 

Alberth Josue Piña

Noticia al Día