Totalizan 18 muertos tras la peor masacre en la historia de Canadá

Totalizan 18 muertos tras la peor masacre en la historia de Canadá

masacre canadá

Totalizan 18 muertos tras la peor masacre en la historia de Canadá

Un hombre disfrazado de policía aterrorizó durante 12 horas la provincia canadiense de Nueva Escocia, baleó a la gente en sus casas y desató incendios dejando 18 muertos, el ataque más letal de este tipo en la historia de Canadá.

Las autoridades dijeron que el presunto agresor, identificado como Gabriel Wortman, de 51 años, que aparentemente trabajaba como fabricante de prótesis, también murió. La policía no proporcionó un móvil para los asesinatos.

El primer ministro Justin Trudeau informó el lunes que hubo al menos 18 muertos. “¿Cómo pudo suceder esto? Tal vez nunca lo sabremos”, dijo el gobernante en conferencia de prensa. Trudeau pidió a la prensa evitar mencionar el nombre del agresor o mostrar su rostro.

“Hoy es un día devastador para Nueva Escocia y permanecerá grabado en la mente de muchos en los años venideros”, dijo el domingo visiblemente conmocionado en una conferencia de prensa Lee Bergerman, comisionado asistente de la Real Policía Montada de Canadá (RCMP, por sus iniciales en inglés).

Entre los muertos hay una agente de policía. Varios cuerpos fueron localizados dentro y fuera de una residencia en la pequeña comunidad rural de Portapique, ubicada 100 kilómetros (60 millas) al norte de Halifax, la primera escena del crimen, de acuerdo con la policía. También se localizaron cadáveres en otras localidades.

Desde el sábado en la noche, la policía comenzó a recomendar a los residentes del pueblo _que ya cumplían órdenes de confinamiento por la pandemia de coronavirus_ que cerraran sus puertas con llave y permanecieran en sus sótanos. También se reportaron incendios en varias casas de la zona. Las autoridades creen que el agresor posiblemente supo quiénes serían sus primeras víctimas, pero después comenzó a atacar al azar.

El portavoz de la RCMP, Daniel Brien, confirmó el asesinato de 16 personas y la muerte del sospechoso. La agente fallecida se llamaba Heidi Stevenson, madre de dos hijos y veterana con 23 años de experiencia. Otro agente resultó herido.

En el ataque también murió Lisa McCully, profesora de una escuela primaria de la localidad.

“Nuestros corazones están destrozados, al igual que los de sus colegas y alumnos de la Primaria Debert”, presidente del sindicato de profesores de Nova Scotia, Paul Wozney.

Dos trabajadoras sanitarias de casas para adultos mayores también fallecieron, de acuerdo con Von Canada, una compañía de cuidados de la salud, que las identificó como Heather O’Brien, una auxiliar de enfermería, y Kristen Beaton, una asistente de atención médica.

Wortman, que era propietario de un consultorio de elaboración de dentaduras en la ciudad de Dartmouth, cerca de Halifax, vivía de forma parcial en Portapique, de acuerdo con habitantes del pueblo.

La policía había señalado inicialmente que Wortman fue detenido el domingo en una gasolinera de Enfield, en las afueras de Halifax, pero después informó que el agresor había muerto. Se desconoce lo ocurrido, pues las autoridades no ofrecieron detalles, si bien un policía dijo que cierto momento se registró un tiroteo entre el sospechoso y la policía.

Lisa Croteau, una portavoz de la policía provincial, dijo que se recibió una llamada sobre “una persona con armas de fuego” la noche del sábado, y la investigación “se tornó en una investigación de un tiroteo en curso”.

Tom Taggart, un legislador que representa el área de Portapique en el Municipio de Colchester, señaló que la comunidad se encuentra impactada.

“Esta es una comunidad absolutamente maravillosa y tranquila, y la idea de que esto pueda ocurrir en nuestra comunidad es inconcebible”, afirmó Taggart. Agregó que no conocía mucho a Wortman, pero llegó a conversar con él un par de ocasiones cuando le llamó por teléfono para hablar sobre cuestiones municipales y dijo conocer el “adorable hogar” de Wortman en Portapique Beach Road.

Los tiroteos masivos son relativamente inusuales en Canadá. El país reformó sus leyes de control de armas después de una masacre en 1989, en la que el agresor Mar Lepine mató a 14 mujeres antes de quitarse la vida en la Universidad École Polytechnique de Montreal, que hasta el domingo era el peor ataque de su tipo en la historia del país.

Ahora es ilegal poseer una pistola sin registro o cualquier arma automática en Canadá. El país también exige capacitación, una evaluación personal de riesgos, dos referencias, notificación al cónyuge y registros de antecedentes penales antes de adquirir un arma.

“Como país, en momentos como este, nos unimos para apoyarnos unos a otros. Juntos nos lamentaremos con los familiares de las víctimas y les ayudaremos en estos momentos difíciles”, afirmó Trudeau en un comunicado escrito el domingo.

Para recibir en tu celular esta y otras informaciones, únete a nuestro canal en Telegram haciendo clic en este link: https://t.me/NADZulia.

Además, puedes seguirnos en Instagram y Twitter como @noticiaaldia o síguenos en nuestra página de Facebook Noticia al Día.

Noticia al Día/AP