Que te sea leve la eternidad, amigo Pedro: Falleció un hombre bueno

Que te sea leve la eternidad, amigo Pedro: Falleció un hombre bueno

Ayer entregó la última guardia en su vida de catarpilero, Pedro José Cadenas, de 77 años, baja estatura, morenito, de sonreír grato, escurridizo ante las falsedades, entregado y amable con los sinceros ¿Su educación? La de la vida, aprendió a operar catarpilas, montacargas, retroexcavadoras, supo, como él solo, los secretos para alizar los terrenos, derribar árboles para abrir caminos, así se ganó el respeto de sus jefes «unos italianos peleones» pero que le estimaron hasta el momento de la jubilación. El amor le tocó la puerta cuando conoció a Belkys, la mujer quien le acompañó y le dio dos hijas, un hogar con tres perritas, jardín con flores del campo, lechozas y granadas. Vivió por los fondos del Centro Comercial Ogaret en la Circunvalación 2, donde hoy le velan acongojados.

Comenzó a sentirse mal. Trató de reponerse. La señora Belkys y su hija le cuidaron a cada segundo, pero, el hombre fuerte mermó en sus ganas de vivir y ayer se marchó.

Será sepultado en el Cementerio Corazón de Jesús.

Paz en la eternidad, amigo Pedro!