Pau Gasol, el premio de la NBA a su mayoría de edad

Pau Gasol, el premio de la NBA a su mayoría de edad

Pau GasolHace 18 años, Pau Gasol hacía historia convirtiéndose en el primer europeo en ganar el premio de Rookie of the Year de la NBA. Fue en la temporada 2002 y, unos meses antes había hecho su debut en la mejor liga del mundo, tras su exitoso paso por el FC Barcelona.

En esta primera temporada, Pau Gasol no solamente se consagró como una de las grandes estrellas del deporte nacional, sino que también supuso la apertura de puertas de la NBA hacia el baloncesto europeo, visto con algo de recelo hasta ese momento. Convertido en una auténtica estrella de masas capaz de haber disfrutado de una trayectoria acostumbrada a acumular éxito tras éxito en todas las competiciones de las que ha formado parte.

Gasol llegó en el año 2001 de la mano de los Memphis Grizzlies, tras haber sido escogido en el número de 3 del draft de ese año, en la misma posición que Michael Jordan varios años atrás, y traspasado inmediatamente después.

Su impacto en la liga traspasó todos los límites fronterizos. En Venezuela, por ejemplo, fue uno de los países en los que el jugador aglutinó una mayor cantidad de seguidores. Con multitud de portales web que ofrecían sus partidos, siendo posible apostar en ellos y aprovecharse del código promocional Betjuego.

Pau Gasol, un novato muy atípico

La historia de Pau Gasol dista mucho de la del resto de jugadores que acuden a la mejor liga del mundo por primera vez y tienen que luchar varias temporadas hasta hacerse con un hueco. El español no tardó en hacerse con el control de la franquicia desde los primeros partidos, terminando la temporada con unos números capaces de asombrar a cualquiera: 17,6 puntos, 8,9 rebotes y 2 tapones.

Unas cifras que únicamente significaban el primer paso de lo que vendría a posteriori. Jugadores como Jason Williams, consagrado como uno de los mejores bases de la historia de la NBA o Shane Battier, otro de los miembros más destacados de la liga, fueron sus primeros compañeros de equipo. Además de testigos de lujo de cómo el recién llegado iba recorriendo pasos hasta convertirse en uno de los mejores jugadores de la liga.

El gran cambio físico que tuvo que recorrer el jugador catalán hasta adaptarse a las demandas que exigía la liga, fue acompañado de un gran progreso a nivel baloncestístico que dejó pocas dudas durante toda la temporada acerca de quién iba a ser el propietario del premio una vez concluyese. Sus estadísticas, al igual que su cuerpo, no dejaban de engordar partido tras partido.

18 puntos por partido fueron suficientes

Suficientes para demostrar que en Memphis había un nuevo líder. Con casi 18 puntos por partido, una cifra especialmente compleja de alcanzar en una liga como la NBA, pero más todavía por parte de un jugador novato, fueron todo lo necesario para que toda la liga se interesara por quién era ese joven jugador, largo y espigado, que centraba la atención de todos los aficionados noche tras noche.

Su marca anotadora fue la mejor declaración de intenciones por parte del español, siendo capaz de callar todas las dudas que surgían en torno a si un físico como el suyo iba a ser capaz de adaptarse a una liga en la que el músculo, en aquella época, tenía tanta importancia.

Sus números le permitieron asentarse en el trono de la historia del equipo. Superando una gran cantidad de récords que la franquicia tenía consolidados desde hacía varios años. La cifra más alta de rebotes que había conseguido un jugador de los Grizzlies durante toda la temporada era de 570, Pau consiguió 730. Algo similar ocurrió con los tapones. El récord estaba en 163. Pau llegó hasta los 169. Una demostración de que el español había llegado a la mejor liga del mundo, y lo había hecho para quedarse.

Su jugada con Kevin Garnett, el respeto de la NBA

Durante toda la temporada, Pau Gasol trabajó para ganarse el respeto del resto de equipos de la NBA a base de jugadas en las que su talento era el principal protagonista. A nivel anotador, su mejor encuentro fue el disputado contra los Houston Rockets, alcanzando la cifra de los 32 puntos, a los que se unieron 14 rebotes y 4 asistencias.

No obstante, no fue ésta la única actuación destacada que llevó a cabo. El respeto de la NBA llegó cuando se enfrentó a Kevin Garnett, en aquel momento en Minnesota, y remontando la liga de fondo realizó un mate delante de tres jugadores. Una jugada que copó las portadas de toda la prensa especializada y que significó la consagración de Pau en la NBA.

Tanto es así que en la votación por escoger el Rookie of the Year, Pau logró reunir una total de 117 votos de los 126 posibles.

No olvides compartir en >>