La dura infancia de Kevin De Bruyne que lo llevó al éxito

La dura infancia de Kevin De Bruyne que lo llevó al éxito

Kevin De Bruyne

Agencias

​Las estrellas del fútbol mundial en su mayoría gozan de éxito, dinero, fama y más. Todo juega a favor, sin embargo, hay jugadores que han sufrido mucho para llegar hasta donde están en la actualidad. Este es el caso del belga, Kevin De Bruyne, que en la actualidad es uno de los jugadores más anhelados de Europa, tiene maravillado a Pep Guardiola en el Manchester City, y no sólo eso, sino que también tiene un excelente rendimiento en la selección de Bélgica.

No obstante, antes de ser futbolista profesional, vivió uno de los peores momentos de su vida, un abandono.

 Todo comenzó cuando Kevin tenía 15 años, ya contaba con mucho talento y por eso el Genk lo fichó para la cantera. Él y su familia vivían en Drongen, situada a 150 kilómetros de Genk, la razón porque el centrocampista tuvo que abandonar su hogar a temprana edad.

​El Genk, para asegurarse de su fichaje, le consiguió una familia adoptiva, durante el año de contrato que tendría. Kevin pasó los 12 meses allí, y se sintió bastante cómodo: «Me fue muy bien en la escuela, en el fútbol y en casa. No había ningún problema». dijo en una entrevista a ‘ Players Tribune ‘.

Cuando culminó el año, al joven Kevin De Bruyne le tocaba regresar a casa por un par de meses, para posteriormente volver al club, que aún lo quería. «Hice mis maletas, y me despedí de mi familia de adoptiva. Me dijeron: ‘nos volvemos a ver después de las vacaciones, que tengas un buen verano'».

Lo que no se esperaba De Bruyne, era que jamás volvería a ver a su familia de acogida:  «Cuando regresé a casa de mis padres, entré por la puerta y vi a mi madre llorando… creí lo peor, pensé que se había muerto alguien. En ese instante, me dijo las palabras que dieron forma a mi vida: ‘no quieren que vuelvas, la familia de acogida ya no te quiere ahí’. Pregunté el por qué y me respondió que por ser quién soy, me dijeron que era demasiado tímido, callado y que era difícil».

​»Fue un tremendo problema para mí y mi carrera como futbolista, ya que no era ni una gran estrella ni nada, y eso hizo pensar al club que yo era un problema. Realmente, me sentía abandonado. Recuerdo ver mucho a mi madre llorar mucho y hubo unas palabras que se quedaron en mi cabeza por siempre: no me querían por «‘ser quién era'».

​Pese a todo lo malo, este episodio fue una gran motivación para que el joven belga siguiera adelante y no se diera por vencido: «Aquel día, estuve pateando un balón contra una pared durante horas. Me dije a mi mismo en voz alta que todo estaría bien, y que no volvería a fracasar».

En la actualidad, Kevin De Bruyne es un exitoso futbolista, es por eso que la segunda familia quiso hacer parecer que todo fue un malentendido: «Es divertido ver como la gente cambia cuando te va bien. Se acercaron a mí para dar marcha atrás». Ahora lo veo divertido, pero en ese entonces me sentía triste. Les dije: «No, me tiraron a la basura, ahora me va bien y quieren que vuelva, ¿no?»

​De todos modos, Kevin lo ve como algo positivo: «Creo que finalmente debería haberles agradecido.

Esa terrible experiencia fue un combustible para mi carrera», recalcó.

 

Para recibir en tu celular esta y otras informaciones, únete a nuestro canal en Telegram haciendo clic en este link: https://t.me/NADZulia.

Además, puedes seguirnos en Instagram y Twitter como @noticiaaldia o síguenos en nuestra página de Facebook Noticia al Día.

 

Javier Ortega/The Players Tribune