En Guayaquil reparten ataúdes de cartón ante colapso de cadáveres

En Guayaquil reparten ataúdes de cartón ante colapso de cadáveres por Covid-19

Guayaquil

Urnas de cartón para Guayaquil. Cortesía

La ciudad de Guayaquil, en el suroeste de Ecuador, cuenta con más de 4.000 ataúdes de cartón para que puedan ser sepultados los cadáveres acumulados a raíz de la emergencia sanitaria por COVID-19, mientras siguen las tareas de recogida de fallecidos.

Unos 3.000 de ellos han sido adquiridos por la fuerza de tarea conjunta del Ejército ecuatoriano, encargado en los últimos días de levantar los cuerpos de casas, calles y hospitales, de fallecidos por coronavirus u otras circunstancias, en la urbe costera.

El Gobierno dotará esos féretros para agilizar los enterramientos en el cementerio público Parque de La Paz, en La Aurora, norte de Guayaquil, donde militares y policiales se afanan los últimos días en trasladar los cadáveres de familias con bajos recursos y que no pueden hacerse cargo de los gastos fúnebres.

Los ataúdes se suman a los más de 1.500 de cartón prensado que ya ha repartido el Municipio de Guayaquil entre los dos principales cementerios, Parque de la Paz y Jardines de la Esperanza, para las inhumaciones de víctimas mortales de la pandemia.

El presidente de la Asociación de Funerarias de Guayas, provincia suroccidental de la que Guayaquil es capital, Merwin Terán reconoció hoy que el gremio atraviesa un momento crítico y que la iniciativa de la Alcaldía trata de encontrar soluciones, aunque no siempre esos ataúdes son bien recibidos.

«Ahora me han llegado treinta de cartón, pero la gente que viene a verlos no los quiere llevar. Están acostumbrados a los que les hemos ofrecido siempre, pero no hay, es lo único que les puedo dar», dice en una entrevista telefónica.

Terán afirma que soportan 136 kilos de peso, son resistentes y «cubren la necesidad», y los está vendiendo a unos 280 euros.

Mantiene abierta una de las pocas funerarias que aún operan en la ciudad costera ecuatoriana, donde solo el 20 por ciento de la industria local está en capacidad de ofrecer servicios para las exequias.

La acumulación de cadáveres ha provocado el desabastecimiento de las funerarias y elevado a casi al doble el precio de los pocos ataúdes de madera que se ofertan, que han pasado a costar de unos 460 euros el más simple, a más de 925 euros.

Terán aseguró además que en la ciudad, donde viven 2,7 millones de personas, hay más fallecidos de los que contabilizan las autoridades.

«Me atrevo a decirle que pasan los 350 muertos por coronavirus en Guayaquil. Es una cifra que yo he sacado en base a lo que he recogido y a lo que se registra en las bitácoras de ingresos de cuerpos en los cementerios», afirma.

El responsable del grupo de trabajo de la fuerza conjunta en la provincia de Guayas, Jorge Wated, informó de que esperaba retirar durante la jornada 98 cuerpos de domicilios registrados desde el sábado.

Guayas sigue siendo la provincia con mayor número de fallecidos por COVID-19, suma 126 de los 180 en todo el territorio ecuatoriano, y registra más positivos -2.524 de los 3.646 en total de los cuales 1.725 están en su capital-.

En la última semana, vídeos colgados en las redes por familiares arrojaron luz sobre la dramática situación que atraviesa Guayaquil, donde fueron dejados en plena calle cadáveres de fallecidos por distintas circunstancias por la falta de espacio en las morgues y la lenta capacidad de las autoridades para proceder a los levantamientos.

Desde mediados de semana el Municipio, junto con una fuerza especial del Ejército, colabora en la tarea de recogida de cuerpos con expertos en Medicina Legal de la Policía Nacional, lo que no ha impedido que aún se dé esta inédita situación de acumulación en las morgues y en los propios cementerios.

El viceministro de Salud, Ernesto Carrasco, informó de que 250 médicos de áreas rurales de la provincia de Guayas serán desplazados a Guayaquil para cubrir la emergencia.

Además, otros 100 doctores que se inscribieron en la convocatoria que abrió el Gobierno esta semana irán a los hospitales guayaquileños de Guasmo Sur y Monte Sinaí.

A nivel nacional, más de 1.600 personas vinculadas al sistema sanitario, entre ellas, médicos, enfermeras y personal administrativo, se cuentan entre los positivos de coronavirus, y se han visto obligadas a dejar la «primera línea de batalla».

La desesperación llevó a un hombre de 84 años a quitarse la vida esta madrugada cubriéndose con una manta, rociado en combustible y prendiéndose fuego tras haber perdido a un hijo, según el diario local Expreso.

Lea también: EEUU se prepara para vivir un momento como Pearl Harbor por el coronavirus

Para recibir en tu celular esta y otras informaciones, únete a nuestro canal en Telegram haciendo clic en este link: https://t.me/NADZulia.

Además, puedes seguirnos en Instagram y Twitter como @noticiaaldia o síguenos en nuestra página de Facebook Noticia al Día.

 

Agencias