14 años con un hueso de pollo en los pulmones: Y una tos perenne

14 años con un hueso de pollo en los pulmones: Y una tos perenne

La mujer de pequeña se lo había tragado y no se había dado cuenta. El mismo medía unos dos centímetros de largo y los cirujanos tardaron 30 minutos en retirarlo.

Tras 14 años de sufrir una tos compulsiva, una mujer china descubrió que tenia alojado en su pulmón un trozo de hueso, aparentemente de pollo, que de niña se había tragado sin darse cuenta.

Según el portal Times Now Digital, la joven de 22 años, de la que se desconoce su identidad, había sufrido inicialmente un ataque de tos severa, que luego se volvió crónica. Ni siquiera una tomografía permitió determinar la causa.

Los médicos sospecharon que se trataba de un caso de bronquiectasias (proceso supurativo crónico en los bronquios) y le recetaron antibióticos, pero esto no la ayudo. Recientemente, la muchacha decidió recurrir a cirujanos para tratarse otro problema: sufría de hiperhidrosis o sudoración excesiva. Pero antes de operarse, primero quería resolver sus dificultades respiratorias.

Gracias a una tomografía computarizada, pudieron descubrir un cuerpo extraño en su pulmón derecho. Los cirujanos tardaron unos 30 minutos en retirarlo. El mismo resultó ser un hueso ennegrecido de pollo, de unos dos centímetros de largo.

Los médicos sospecharon que se trataba de un caso de bronquiectasias (un proceso supurativo crónico en los bronquios) y recetaron antibióticos, pero esto no la ayudo. (Foto: Asía Wire).

Se insertó imanes en la nariz intentando inventar un dispositivo contra el coronavirus y terminó en el hospital

Un astrofísico australiano llamado Daniel Reardon terminó en el hospital, después de insertar imanes en sus fosas nasales. Su intención era construir un collar que le advirtiera cuando se toca la cara, y así dejar de hacerlo, para evitar el contagio del coronavirus.

Radio Mitre