Luz García: "Haría que el pueblo tuviera mejor acceso a los alimentos"

Si yo fuera presidente: «Haría que el pueblo tuviera mejor acceso a los alimentos» (Video)

si yo fuera presidente Luz García

Luz García mostró su perspectiva en el especial «Si yo fuera presidente» /Foto: David Moreno

«La mujer hoy en día hace de todo», comenta Luz María García, una Maracaibera habitante de La Victoria, quien lleva más de 40 años vendiendo empanadas para vivir.

En sus opinión las cargas del día a día les cae a las mujeres encima, pues son las féminas las que deben llevar las riendas del hogar, en algunos casos el trabajo, más la cría y educación de los hijos y nietos. «Uno está trabajando desde pequeños», comentó.

A lo largo de los años, Luz María tuvo que pasar por todos los problemas cotidianos de la vida, pero ha salido adelante y aún sigue vendiendo sus crujientes y gustosas empanaditas.

En su casa, el olor a comida en el ambiente no se puede obviar y con una enorme sonrisa, Luz cuenta que las empanadas fueron sus salvavidas hasta hoy en día.

si yo fuera presidente Luz García

Luz María García/ Foto: David Moreno

Su negocio lo comenzó muy joven, casada y con un niño pequeño en los años 70, su esposo quedó desempleado y necesitaban salir a flote. «Una vecina me dijo: chama, pero ponte a hacer empanaítas y vendemos a ver que tal», ese fue el impulso que Luz necesitó para abrir sus horizontes al mundo de la cocina tradicional.

Lea también: Se cumple un año del apagón nacional: Crónica de las 100 Horas Negras en Venezuela (VIDEO)

«Yo no nunca había hecho eso, pero decidimos ponernos a inventar», confesó. Desde ese momento comenzó a vender empanadas a real y medio, hace más de 40 años.

El mundo de la cocina y el negocio

Luz marina comenta que el mundo de la cocina se ha transformado. «La mayoría de las mujeres de hoy en día, no quieren trabajar en esto, por lo menos no las más jóvenes. Si hay mujeres todavía, pero muy pocas», dijo.

si yo fuera presidente Luz García

Luz García/ Foto: David Moreno

Para sobrellevar la carga del hogar con el negocio,  Luz vivía con sus suegros, pero tras la muerte de su suegra, se responsabilizó por todo en la casa. Una hermana que vivía con ella la ayudaba en los quehaceres, mientras que su suegro y su esposo la socorrían picando papas y cebollas para el guiso. «Como siempre éramos muchos se iban haciendo a un ritmo» alegó.

«Hubo una temporada en las que se hacían muchas, en ese tiempo se llegaban a vender entre 700 y 800 empanaditas que armaba yo sola».

Luz menciona que la fabricación de las empanadas de ella han sido un misterio, pues ninguna persona que ha dejado a cargo ha logrado llegar al sabor característico de su sazón. «Yo no le veo lo difícil, hace unos meses viajé para Caracas y dejé un guiso que me quedó, le dije a la suegra de mi hijo, vení y hacéis esas empanaítas, ella trabajaba conmigo friéndolas, pero cuando les tocó armarlas me dijeron que les quedaron como unos plátanos. Aunque así también las vendió», dijo .

Los secretos de Luz

Luz comenta que poco a poco ha inventado para mejorar su producto. «Siempre han dicho que yo tengo buena mano para cocinas, cuando estoy de ganas, aveces estoy desalentada. Bueno, se le da su toque ahí a la masita y al guiso», comentó modestamente.

si yo fuera presidente Luz García

Luz García /Foto: David Moreno

«Las masas tienen sus secretos, hay personas que a la masa les echan solo sal y agua, yo les pongo panela, azúcar, sal, entonces eso les da su toque, no quedan dulces, pero les da su toque», reveló Luz.

Para la masa también tiene su técnica y tiempo para que queden tostadas. Luz Explica que llevan mucho tiempo a fuego lento, porque si se cocinan a fuego alto se pueden quemar o se tuestan y luego se ponen muy  flojas.

El negocio en la actualidad

«Poco a poco fue subiendo el negocito, con eso me ayudé mucho, prácticamente ahorita estamos viviendo de eso a pesar de que la venta bajó», añadió Luz María, quién vende al mayo y al detal desde su casa.

Aunque la demanda bajó, comentó que un buen fin de semana se pueden vender hasta 300 piezas, y entre semana se hacen de 80 a 100 piezas diarias, dependiendo de la gente que llegue a comprar o por pedidos.

si yo fuera presidente Luz García

Luz García /David Moreno

Con mirada pensativa comentó que la situación en este momento no es tan fructífera para las empanas. Para ella la gente prefiere comerse un pan que dar 30 bolívares por una empanada mas el gasto del refresco, no todos lo pueden pagar.

Asomó la posibilidad de clausurar su negocio, por las dificultades del momento, aunque no está del todo convencida. «Una está acostumbrada a manejar los churupitos diarios, y no podemos esperar que te caiga del cielo (el dinero) y pedirlo, entonces es preferible que una disponga de una misma. Mientras yo pueda y Dios me de salud para continuar, bueno, yo voy a seguir, dijo esperanzada.

«Todo negocio tiene altas y bajas, han habido momentos que me he quedado en la «pelazón», como el año pasado con el disparo del dólar», recordó con tristeza.

En tiempo de crisis, Luz Marina se ve a la tarea de pedir fiado para reponer su inventario. Los comerciantes que la conocen por los largos años en el negocio, le proporcionan los alimentos para pagarlos luego. Con lo cual, ella recorre el mercado y regresa a su casa con la compra del día, prepara sus famosas empanadas, las vende y salda sus deudas al día siguiente.

Mujeres emprendedoras en la actualidad  

Luz se se siente orgullosa de ser una mujer trabajadora. «Así como hay mujeres achantadas, hay muchas mujeres emprendedoras, que comienzan su negocio y se convierten en empresarias», alegó.

Expresó su apoyo a todas aquellas mujeres que quieran emprender. «Cada quién hace lo que le gusta, yo he trabajado, pero no me quejo, he adquirido muchas cosas, mis coroticos y siempre comemos tres veces al día, lo que ahorita no todo el mundo hace. Aveces pedimos fiado y al otro día lo pagamos, pero así vamos», dijo sonriendo.

Contexto Familiar

Ella es la Luz de su familia, como si fuera una «nonna italiana», la señora García es la gerente de la casa, conoce cada rinconcito de su hogar y  organiza todas las cosas que allí se encuentran.

«Yo termino de hacer las empanada y se montan las papas del otro día, de ahí me voy al mercado si me hace falta algo,  preparamos todos los guisos en la noche para que estén listos al otro día temprano», dijo.

Lea también: Si yo fuera presidente: combatiría la violencia de género con la formación policial

Ahorita como no son muchas las piezas que se hacen, Luz y sus compañeras comienzan su faena a las 5.00 de la mañana, aunque recuerda que cuando Leo llegaba, un ex vendedor de empanadas en la extinta cárcel de Sabaneta, les tocaba pararse a las dos de la mañana, porque a las seis ya el estaba en la puerta como un clavel. Ella le distribuía a Leo entre 200 y 300 empanadas diarias.

La batuta la lleva la mujer en la casa, comenta Luz con seguridad, aunque no deja de lado el rol que también tiene el hombre en el hogar.

si yo fuera presidente Luz García

Luz García/ Foto: David Moreno

«Aquí soy yo la que está pendiente de todo», dijo Luz Marina, luego de explicar que por el sector no llega el agua por tubería y debe estar pendiente para esperar al camión cisterna.

Mensaje a la Mujer

«Yo le diría a la mujer que hay que emprender, el que no arriesga un huevo no tiene un pollo, hay que empezar por algo, así sea vendiendo un cepillao, poquito a poco», comenta la señora que en su vida también vendió cepillados e iba de casa en casa promocionando perfumes y productos de Avon.

Los años pasaron y su vitalidad desmejoró, por ese motivo Luz se quedó en casa y se dedicó a sus sabrosas empanadas.

«Yo les diría a las muchachas de hoy en día que hay que emprender, comenzar a estudiar, hoy en día los trabajos de sueldo mínimo no alcanzan, hay que  buscar algo más», dijo.

Afirmó: «Si yo fuera presidente desearía que uno tuviera mejor poder adquisitivo, para conseguir el material, para tener mejor acceso a los alimentos, que el pueblo tenga mas acceso a comerse una empanada, una arepa, mejorar el problema de la luz, el agua, los servicios públicos», añadió que por el sectorno pasa el aseo y debe salir a botar la basura por la esquina en la que la recogen, además mencionó que el agua hay que comprarla muy cara los camiones cisternas. «Eso me gustaría cambiarlo, que todo fuera como es antes o mejor», finalizó.

 

Para recibir en tu celular esta y otras informaciones, únete a nuestro canal en Telegram haciendo clic en este link: https://t.me/NADZulia.

Además, puedes seguirnos en Instagram y Twitter como @noticiaaldia o síguenos en nuestra página de Facebook Noticia al Día.

 

Any Vargas

Fotos y video: David Moreno/Argelia Núñez

Noticia al Día

No olvides compartir en >>