El coronavirus pone ‘en jaque’ a América Latina (Luis Miguel Rendueles)

El coronavirus pone ‘en jaque’ a América Latina (Luis Miguel Rendueles)

La situación del coronavirus COVID-19 está causando grandes estragos en América Latina, luego de su paso por China y Europa (sin irse por completo), los casos positivos se incrementan aceleradamente con el pasar de los días y los sistemas de salud de la región se encuentran expuestos a sufrir las peores consecuencias.

De acuerdo a expertos, Latinoamérica puede convertirse en la mayor víctima del COVID19, fundamentalmente por tres razones:

En primer lugar, la poca inversión de recursos a la salud pública. De acuerdo a cifras de la Organización Mundial de la Salud, en 2017 América Latina destinó al sector salud tres veces menos que los países de la Unión Europea, que en promedio gastan US$3.364 por cabeza.

En segundo lugar, la dificultad y las barreras de acceso a los centros de atención de la población. De acuerdo a cifras de la Organización Panamericana de Salud, un 30% de la población de la región no tiene acceso a atención de salud debido a razones económicas.

En tercer lugar, la postura que han tomado los gobiernos de Brasil y México, haciendo caso omiso a las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS) implementando políticas débiles que podrían contribuir con la propagación del COVID-19 y alargar la agonía de los pueblos.

Para la fecha, Latinoamérica suma más de 7.280 casos confirmados y al menos 94 muertos, de acuerdo a cifras de la Organización Mundial de la Salud.

En el plano político y económico, la globalización comienza a verse con desconfianza, y del mismo modo, pone a prueba la capacidad de los Estados y organizaciones internacionales de tomar las medidas adecuadas para frenar el impacto de la pandemia en los sectores más vulnerables del territorio latinoamericano.

A las tensiones políticas que convulsionaron en América Latina recientemente, se le añade un agravante: la fragilidad económica en la que estaba inmersa en la región y que no hará más que profundizarse. Antes de la pandemia y de la crisis del petróleo, la localidad latinoamericana era la que menos iba a crecer de todo el mundo. El FMI estimaba a finales del año pasado un crecimiento del 0,2%.

América Latina, históricamente, ha sido una región caracterizada por la incapacidad de sus gobiernos para lograr el establecimiento de proyectos consensuados a largo plazo, de integración productiva, comercial, política, social y económica, nublados, en su mayoría, debido a la excesiva burocracia y a la falta de voluntad política. ¿Será momento de acercamientos y consensos que permitan la integración regional para controlar la pandemia?

La incertidumbre por la expansión del coronavirus está golpeando fuertemente las relaciones entre los países latinoamericanos, y del mismo modo, sirve como caldero para que continúen aumentando las tensiones y el malestar interno de los ciudadanos por la falta de actuación de sus gobernantes.

Los gobiernos de América Latina se enfrentan a un gran reto: asumir con responsabilidad la coordinación e implementación conjunta de estímulos fiscales y paquetes de protección social directamente dirigidos a quienes disponen de menor capacidad para hacer frente a la crisis.

La recesión global que se avecina puede ser una catástrofe, pero al mismo tiempo, significa la oportunidad que hoy tienen de los gobiernos de América Latina de llegar a acuerdos, y de implementar soluciones que permitan a los sectores más vulnerables de la región hacer frente a la pandemia con dignidad, causando de esta manera, la oportunidad de abrir el camino hacia una verdadera integración regional.

Luis Miguel Rendueles

No olvides compartir en >>