Desde hace 20 años nos han puesto a parir (Javier Sánchez)

Desde hace 20 años nos han puesto a parir (Javier Sánchez)

La hija mayor de Teofila Gutiérrez, mi vecina, estaba haciendo los «oficios»,es decir limpiando la casa y demás actividades,para ayudar en los quehaceres a su madre que trajo al mundo seis hijos. Tenía la TV encendida para escuchar las últimas noticias del día, y de pronto quedó perpleja, enmudeció, y dejando caer la escoba y fijar su mirada y escuchar a Nicolás Maduro,atinó a preguntarse : ¿Que?.
Subió todo el volumen del televisor para oír más claro, porque creyó que había escuchado con exageración, pero aclaró su mente cuando el presidente repitió:
“¡A parir, pues, a parir! Todas las mujeres a tener seis hijos”.
Detuvo su faena y con detenimiento pudo oir el anuncio del Jefe de Estado
durante un encuentro con jóvenes gestantes, donde aseguraba que el Plan Nacional de Parto Humanizado y Lactancia Materna debe ser un compromiso del régimen.

El líder chavista preguntó a una de las madres que participaba en el encuentro cuántos hijos tenía, a lo que ella respondió que seis, por lo que la utilizó de ejemplo para todas las mujeres venezolanas.
Hay que tener bastante voluntad para invitar a las jóvenes a tener más muchachos en medio de la crisis humanitaria que atraviesa el país, con una desnutrición infantil de entre 13% y 16% según Unicef y Caritas, dijo para sí la muchacha, mientras continúaba limpiado.

«¡A tener 6 hijos!», repetia y repetía y Teofila no podía creer lo que estaba escuchando y recordaba como muchas de sus vecinas y familiares no les alcanza para comprar la leche de sus hijos ni para el pan diario y prácticamente tienen que «parir»sus maridos para cumplir con sus obligaciones familiares.
‌Cabe preguntarse: ¿ En qué condiciones vendrían esos niños, esos seis hijos, en un país donde no se puede garantizar alimentación, donde hay problemas con la educación, con la protección alimentaria, donde hay un clima de inseguridad social, donde no hay una red hospitalaria que garantice la salud?
Según una encuesta publicada recientemente por el Programa Mundial de Alimentos (PMA) de las Naciones Unidas, uno de cada tres venezolanos tiene dificultades para poner sobre la mesa suficientes nutrientes, debido a la severa contracción económica y su larga crisis política.
Así mismo un total de 9,3 millones de personas –casi un tercio de la población– padecen inseguridad alimentaria moderada, entendiendo como inseguridad alimentaria la incapacidad de una persona para obtener los requerimientos dietéticos básicos.
Entre los programas de atención para las parturientas el gobierno anunció en una oportunidad una línea telefónica gratuita cómo parte de las ofertas del plan «Ruta Materna», nuevo nombre que el gobierno venezolano le dio a la estrategia de atención materno infantil, que fue ensayada sin éxito desde hace 11 años. “Vamos a captar a la mujer embarazada y a su niño para hacerles seguimiento, colocarle sus vacunas al bebé, que acuda a sus consultas de niño sano, con garantía de los medicamentos como ácido fólico, hierro y todas las vitaminas necesarias durante el estado de embarazo”, fue la promesa del gobierno en el 2015 y hasta el sol de hoy ha sido como un parto psicologíco.
El gobierno chavista ha mantenido al pueblo venezolano en sala de parto, con fuertes dólores que ha soportado a lo largo de más de 20 años, en medio de contracciónes económica fuertes y un inflación galopante que aleja cada vez más la comida de la mesa y los servicios básicos de sus hogares, necesarios para mantener una calidad de vida .
Más de dos décadas han transcurrido con un gobierno que ha puesto a «parir» a los venezolanos para poder medio vivir con lo justo y necesario, sin ofrecer a los niños una buena manutención por el alto costo de los insumos, como leche materna, pañales y medicamentos
Para la hija de Teofila el que la manden a tener media docena de hijos, significa no querer un país, no amar a los hijos de la Patria que sólo vendrían a aumentar las cifras de desnutrición, hambre y muerte infantil por la crisis económica que vivimos.
Venezuela está en este momento en sala de parto, soporta fuertes dólares y espera el nacimiento de un nuevo país.

No olvides compartir en >>