EN CADA RINCÓN DE Venezuela HAY UNA YULIMAR (Javier Sánchez)

EN CADA RINCÓN DE Venezuela HAY UNA YULIMAR (Javier Sánchez)

La mujer venezolana no se rinde y salta muy alto cada vez más, para superar todos los obstáculos que se le presentan, no solo en sus hogares, donde muchas de ellas ocupan el papel de padre y madre, sino también en el campo institucional, político, educativo, social , deportivo, empresarial, espacios donde destacán y ocupan lugares privilegiados que son el orgullo de nuestro país y el reconocimiento a nivel internacional.

Tal es el reciente caso de la excelente y reconocida atleta venezolana Yulimar Rojas, que batió récord mundial de salto triple y ocupa las portadas de los principales periódicos del mundo.

En cada rincón del país hay una Yulimar que nunca se rinde hasta lograr su objetivo de ser la primera en el mundo en esa disciplina, es una de las mujeres que destacan entre tantas que han dado los más altos saltos en todos los ámbitos, como las que dirigen los centros estudiantiles de nuestras universidades y se embraguetan defendiendo la autonomía universitaria, la libertad y democracia del país, hasta las que salen a la calle a diario en medio de las dificultades que vivimos y que afecta el ambiente familiar ante la falta de empleo, escasa remuneración, excesivo costo de la cesta básica que aumenta día a día, la atención escolar de sus hijos y un enfrentamiento a diario para garantizarse los servicios básicos hasta las que se sostienen los pantalones en el parlamento y acusan de ladrones a los políticos del régimen y tildan de traidores a sus colegas que una vez fueron opositores y por un precio en dólares saltan la talanquera.

Muchas son las que practicamente brincan de allá para acá y hacen»maromas» cual gimnasta para sobrevivir en medio de la crisis económica venezolana.

Son aguerridas y recuerdan la actuación de Luisa Cáceres de Arismedi, dama que formó parte de las filas patriotas en la gesta independentista de Venezuela o Argelia Laya,una de las abanderadas en la lucha contra la feminización de la pobreza y por el reconocimiento del valor del trabajo doméstico.

La figura de la mujer

ha tomado más relevancia y se han reducido las brechas de desigualdad en cuanto al género masculino. Un ejemplo de ello es que ahora ocupan curules en la Asamblea Nacional y en las Cámaras Municipales de importantes ciudades, donde levantan su voz en defensa de los derechos cuidados y la exigencia de vivir en libertad.

Yulimar dió el salto de la historia y batió el récord mundial que mantenía una colega suya en Rusia. Hoy al igual que el resto de las mujeres que son más del 50% de la población del país, son honradas y felicitadas por su pueblo. En cada rincón del país hay una Yulimar.

 

Javier Sánchez

No olvides compartir en >>