El recuerdo también recibe flores el 14 de febrero

El recuerdo también recibe flores el 14 de febrero

El recuerdo también recibe flores el 14 de febrero

Quiero besarte, pero solo debo conformarme con extrañarte, parece que no es mucho lo que puedo pedir, por ahora no hay forma de traerte de vuelta. Jamás he comprendido porqué te fuiste primero.  Sé bien que querías vivir

Hoy, fue difícil despertar, así como ha sido cada cumpleaños, cada Navidad y Año Nuevo ¡No estás! Hoy, la gente arrastra sus pasos por las calles llenos de globos inflados de sueños, flores con colores de ilusión y abrazos que se podrán consumar.  Yo también arrastro los míos, pero  con el corazón todavía roto por tu ausencia y la sangre recorriendo sin parar por mis venas para seguir adelante en medio de la soledad que diste sin pedir.

Mis pasos los llevo hasta ti, en el mismo lugar de hace años, ese donde esperas adormecida sin saber que día me pararé frente a ti con un saludo sin respuesta, quizá una oración y porqué no, unas lagrimas.

Llegar hasta ti  es caminar en medio de la eternidad, mover la cortina fúnebre de recuerdos que solo acaricia el viento, porque este es el lugar donde hoy descansas.  Aquí mismo, en la cita fija a la que no te presentas porque estás bajo tierra.

Poder tocarte o  tomarte de la mano sería lo necesario para poder recoger la exacta medida de tu ausencia, ese desierto en el que se convirtió nuestra casa, las risas, las peleas, las tardes y el tibio café de las mañanas.

Parece que ha pasado una vida desde aquella mañana cuando te echaste a volar al cielo sin una sola palabra de despedida.  Hoy los días solo pasan, se hacen como una carrera lenta de pensamientos y anhelos. Sí, los días pasan y mientras lo hacen solo sé hacer dos cosas: revivir tu último aliento y hacerme viejo, pero mientras la tristeza y las canas viven su momento, permanece dentro de mí intacto tu recuerdo.

Luis Fernando Herrera

Foto: Leonel Sandrea

Noticia al Día

No olvides compartir en >>