El fanático número 1 de Leones, Chivita Lezama, llegó a sus 101 años

El fanático número 1 de Leones, Chivita Lezama, llegó a sus 101 años

Chivita

La LVBP celebró el campeonato 2019-2020 en su honor.

El fanático número 1 de los Leones del Caracas, Jesús Alejandro «Chivita» Lezama, llegó a sus 101 años este domingo 9 de febrero.

Chivita nació el 9 de febrero de 1919 en Tucupita, este empedernido fanático no se ha perdido ni un juego y acompaña en cada temporada al equipo de sus amores.

Su simpatía y desparpajo han logrado que se convierta en un icono del béisbol venezolana, ganándose el respeto y cariño de los seguidores de la pelota criolla, a tal punto que el campeonato 2019-2020 se disputó en su honor.

Lezama llegó a Caracas en 1936 y desde ese momento empezó a seguir de cerca al equipo melenudo, en aquel entonces los partidos se jugaban en el estadio San Agustín.

Muchos lo tienen como una referencia del equipo capitalino, incluso el historiador Javier González lo señaló como el «responsable de entusiasmar al público que día a día acude al estadio para respaldar al Caracas».

Su primer recuerdo en el béisbol fue el triunfo en 1941, de acuerdo con Chivita el fútbol dominaba el panorama deportivo antes de eso, pero ente 1941 y 1942 cogió impulso gracias a la victoria de Venezuela en La Habana, contó en una entrevista con el portal El Emergente en el 2014.

Desde 1945 sigue al equipo por toda Venezuela y a partir de 1960 fue incorporado al equipo, que desde entonces cubre todos sus gastos, pero sin cobrar nada por su ímpetu en la animación.

«El béisbol es mi pasión, mi vida», aseguró Lezama durante la entrevista con la página especializada.

Asimismo, su anécdota más grande es que, a pesar de ser gran aficionado de la pelota criolla, jamás jugó este deporte, ni para una «caimana».

Su corneta original y su emblemática chaqueta fueron donadas al Salón de la Fama de Valencia.

Lea también: Cardenales de Lara enalteció imagen de la LVBP en la 19-20

La mayor alegría que le dieron los melenudos fue la Serie del Caribe que se disputó en México en el año 1981 cuando su gran amigo y compadre, Antonio Armas, marcó desde primera la carrera que les dio el campeonato.

Tiene 14 hijos y afirma que solo 1 es magallanero, pero entre sus 42 nietos, bisnietos y tataranietos hay varios que le van al equipo rival. «En la casa todos creemos en la democracia», afirmó.

 

Serena Di Zazzo

Noticia al Día

No olvides compartir en >>