14 F: Día Internacional de las Cardiopatías Congénitas

14 F: Día Internacional de las Cardiopatías Congénitas

A pesar de que las anomalías congénitas más frecuentes son las que afectan al corazón, las cardiopatías congénitas continúan siendo unas grandes desconocidas para la población.

Por lo regular es más fácil recordar el 14 de febrero como el día de San Valentín, una fecha dedicada a la celebración del amor y la amistad, pero también es un día muy importante para muchos padres dado a que también se conmemora el Día Mundial de las Cardiopatías Congénitas.

Cardiopatías Congénitas. Las anomalías congénitas afectan a uno de cada 33 lactantes y causan 3,2 millones de discapacidades al año, según la Organización Mundial de la Salud (OMS). Cada año 270.000 recién nacidos fallecen durante los primeros 28 días de vida debido a defectos de nacimiento. Junto a los defectos del tubo neural y el síndrome de Down, las cardiopatías congénitas (CPC) son los trastornos de nacimiento graves más frecuentes. Uno de cada 120 bebés nace con algún defecto cardíaco en EEUU.

Las anomalías cardíacas de nacimiento pueden afectar a las paredes del corazón, al tamaño de las cavidades o a las válvulas. También pueden alterar el recorrido de la circulación sanguínea. Existen muchos tipos de trastornos congénitos cardíacos.

La comunicación interventricular, la comunicación interauricular, el ductus arterial persistente, la estenosis pulmonar, la coartación de la aorta, la tetralogía de Fallot y la estenosis aórtica son las cardiopatías de nacimiento más frecuentes.

Causas de las cardiopatías congénitas
Las causas pueden ser genéticas por cambios en los genes o cromosomas, ambientales (enfermedad de la madre, exposición de la madre a las drogas o a sustancias tóxicas) o por la combinación de factores ambientales y genéticos.

Las mujeres obesas, las mujeres con diabetes o las que fuman durante el embarazo tienen un mayor riesgo de tener un bebé con un defecto cardiaco congénito, según datos del Estudio Nacional de Defectos de Nacimiento dirigido por los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC). Por eso es importante tomar medidas antes y durante el embarazo para ayudar a prevenir estas afecciones. Mantener un peso saludable, controlar la diabetes diagnosticada y dejar de fumar, además de tomar ácido fólico todos los días son algunas de las recomendaciones de los expertos para reducir el riesgo de tener un bebé con un defecto cardiaco.

Agencias

No olvides compartir en >>