Un 28 de enero, pero de 1887, comienza en París la construcción de la Torre Eiffel

Un 28 de enero, pero de 1887, comienza en París la construcción de la Torre Eiffel

Foto referencial

La emblemática Torre Eiffel es conocida por ser uno de los atractivos turísticos más visitados por personas de todo el mundo. Además de esto, pocos saben que la construcción de la torre es considerada una auténtica hazaña arquitectónica, ya que se realizó en un tiempo récord:  2 años, 2 meses y 5 días, empezando, precisamente, un 28 de enero de 1887 y culminando un 31 de marzo de 1889. Finalmente, fue abierta a los visitantes el 6 de mayo del mismo año.

El proyecto de una torre de 300 metros nació con motivo de la preparación de la Exposición Universal de 1889, así como para conmemorar los cien años de la Revolución Francesa. Un dato curioso es que en un principio, esta iba a ser demolida veinte años después de su construcción. Fue la antena de radio situada en lo más alto de la torre, colocada por la Armada Francesa, la que la salvaría de su destrucción.

Gustave Eiffel, empresario, Maurice Koechlin y Emile Nouguier, ingenieros y Stephen Sauvestre, arquitecto, fueron las mentes maestras detrás de la obra arquitectónica.  Los dos ingenieros principales de la empresa Eiffel, Nouguier y Koechlin, en junio de 1884, tuvieron la idea de una torre muy alta, diseñada como un gran pilar con cuatro columnas separadas en la base a modo de patas que se unían en la parte superior, unidas entre sí por vigas metálicas dispuestas en intervalos regulares.

La idea del proyecto fue elegida de entre 107 más, y a pesar de ser actualmente aclamada, en un principio no era del agrado de la opinión pública. Para apaciguar esta reacción desfavorable, Nouguier y Koechlin solicitaron al arquitecto Stephen Sauvestre para que trabajara en la apariencia del proyecto.

Durante 43 años, la torre Eiffel fue considerada el edificio más alto del mundo, aunque más adelante el edificio Chrysler, en Nueva York, le arrebataría el puesto. Sin embargo, la antena situada en la parte superior de la torre hace que ésta siga superando en altura a dicho edificio.

Cada cinco años la Torre se pinta con 50 toneladas de pintura para evitar la corrosión, razón por la que ha cambiado de color en numerosas ocasiones. Son los visitantes los que deciden la nueva tonalidad votando en el primer piso como quieren que se pinte.

Yulied Sulbarán/Pasante

Noticia al Día

 

No olvides compartir en >>