Tuberculosis, detección y tratamiento a la enfermedad que todos temen

Tuberculosis, detección y tratamiento a la enfermedad que todos temen

Tuberculosis, detección y tratamiento a la enfermedad que todos temen

Imagen: Referencial

Los casos de tuberculosis repuntan en el Retén de Cabimas, por lo que la preocupación se hace latente en la región zuliana.

La tuberculosis, enfermedad de declaración pública y que ya ha cobrado la vida de varios reclusos del Retén de Cabimas es una infección bacteriana causada por un germen llamado “Mycobacterium tuberculosis” que suele atacar los pulmones, pero puede también dañar otras partes del cuerpo.

Los riesgos se están al exponerse cerca de una persona con la enfermedad activa -si tiene un sistema inmunitario debilitado- pues se disemina a través del aire, cuando la persona tose, estornuda o simplemente habla.

Lea también: TUBERCULOSIS: la bomba que estalló en los calabozos de la muerte pone en peligro a la población zuliana

Entre los síntomas de la tuberculosis pulmonar están: Tos severa que dura tres semanas o más, bajar de peso,  escupir sangre o mucosidad al toser, debilidad o fatiga, fiebre y escalofríos y sudores nocturnos.

La prevención pasa por la detección precoz de la enfermedad, de manera que se pueda evitar la transmisión al resto de la gente, pues la tuberculosis puede ser mortal si no se trata adecuadamente aunque por lo general puede curarse con varios medicamentos, pero durante un período largo de tiempo.

 

Un contagio silente y un tratamiento

Se puede tener una infección de tuberculosis, pero esto no significa que la enfermedad esté activa o se manifiesten los síntomas, es decir que la bacteria de esta enfermedad permanece inactiva (latente) en una zona pequeña de los pulmones. Este tipo de infección puede estar presente durante años y se llama tuberculosis latente.

En algunas personas, la bacteria puede volverse activa y si esto sucede resulta enfermo o puede pasarle los gérmenes a otra persona. Aunque el afectado no se sienta aquejado la única manera de garantizar que se destruyan todas las bacterias en su cuerpo y no desarrolle una infección activa en el futuro es tomar medicamentos para la tuberculosis durante 6 a 9 meses.

A diferencia, la persona con tuberculosis activa necesita tomar muchos medicamentos durante al menos 6 meses para eliminar de su cuerpo las bacterias de esta enfermedad. Debe empezar a sentirse mejor al cabo de un mes de haber comenzado los medicamentos, pero de igual forma debe permanecer en casa para evitar la propagación de la enfermedad a otros, pues los gérmenes de la tuberculosis mueren muy lentamente.

 

Una enfermedad mortal

La Organización Mundial de la Salud OMS recomienda la vacunación con BCG a todos los recién nacidos con alta incidencia de tuberculosis, incluyéndola en el calendario infantil de forma sistemática, esta debe administrarse sólo una vez, ya que no está probada la eficacia de la revacunación.

Asimismo, no está recomendada a personas adultas que vayan a trasladarse a zonas de alto riesgo, pues tampoco se ha demostrado su eficacia en este campo. No obstante, la OMS recomienda su administración en niños y jóvenes que vayan a pasar largas temporadas en zonas de incidencia.

En cuanto a la alimentación, si viaja a una zona afectada por la enfermedad absténgase de tomar leche o cualquier producto lácteo que no haya sido pasteurizado. En caso de contacto prolongado con una persona infectada que no está en tratamiento acuda lo antes posible a un médico y sométase a la prueba de la tuberculina. El especialista valorará si debe administrarle el tratamiento o la quimioprofilaxis específica frente a la enfermedad.

 

 

Luis Fernando Herrera

Noticia al Día

No olvides compartir en >>