Se cumplen 36 años de la muerte de Johnny Weissmüller

Se cumplen 36 años de la muerte de Johnny Weissmüller, el último gran Tarzán

Foto: Cortesía

Hace 36 años, el 20 de enero de 1984, murió en la ciudad mejicana de Acapulco Johnny Weissmuller, el actor que interpretó a Tarzán en trece películas entre 1932 y 1948.

Johnny Weissmuller fue campeón olímpico de natación. Ganó cinco medallas de oro en los Juegos Olímpicos de París y Ámsterdam. Obtuvo 67 récords mundiales y fue el primer hombre en bajar del minuto en los cien metros libres.

En 1955 se retiró del cine y, desde entonces, comenzó una prolongada decadencia. Se casó seis veces. Su segunda esposa fue la actriz mejicana Lupe Velez con la que mantuvo constantes peleas. Todas sus mujeres le fueron dejando. La quinta ni siquiera se molestó en darle escusas. Le abandonó simplemente porque había dejado de ser famoso.

Para entonces Johnny Weissmuller no era ni la sombra de sí mismo. Pesaba 120 kilos, el público le había olvidado y estaba completamente arruinado. El actor tuvo que vender sus trofeos y medallas deportivas para sobrevivir. Vendió su casa de Beberly Hills y se trasladó a Nueva York.

Allí conocería a la que fue su última esposa, María Bauman. Johnny Weissmuller sobrevivía promocionando trajes de baño y negocios de construcción de piscinas pero su salud se iba deteriorando poco a poco.

Tras una caída se fracturó el fémur y los médicos le detectaron además una lesión cardiaca; le operaron de dos tumores en el cuello y para colmo empezó a perder sus facultades. Pasó un tiempo viviendo en un hospital para actores jubilados pero a principios de los 80 su mujer le sacó de allí para llevárselo a Acapulco. Allí se fue consumiendo entre dolencias físicas e ingresos psiquiátricos, en los que, completamente enajenado lanzaba el grito del personaje mítico que le hizo famoso.

Agencias

No olvides compartir en >>