Picaduras de ciempiés durante apagones en Maracaibo

APAGONES: el mejor momento de los ciempiés para salir de sus madrigueras (VIDEO)

El peligro de los ciempiés es que pueden ocasionar una picadura dolorosa que causa hinchazón y enrojecimiento que debe ser tratada urgentemente

Los apagones

La oscuridad se intensifica con los apagones en las noches de Maracaibo y con ella el andar del temible ciempiés, pues siempre han estado, pero en la oscuridad su presencia es mucho más notoria.

Y es que ellos la mayoría de las veces se encuentran en lugares oscuros y húmedos del exterior, como por ejemplo, en un montón de hojas, bajo la corteza de un árbol o en las piedras, en lechos y abonos de plantas, pero también lo hacen en los rincones de las casas y aparecen cuando todo está apagado.

Este es un insecto del que existen más de 3 mil especies en todo el mundo. Son carnívoros y para capturar a sus presas tienen unos aprendices bucales desarrollados que secretan veneno.

La mordedura de un ciempiés aunque no suele ser dolorosa, causa hinchazón y enrojecimiento, localizado en el sitio de la mordedura, y no provoca daños significativos, aunque las personas que padecen de alergias a los insectos pueden presentar reacciones severas. Los síntomas pueden ser: secreción, alergia, prurito y ronchas alrededor del área del cuerpo, sin embargo, para conocer un poco más de ellos te los presentamos a continuación:

Ciempiés, milpiés y la peligrosa escolopendra

Por regla general, todos los ciempiés tienen glándulas venenosas detrás de la cabeza. Entre ellos hay algunos de los tipos inofensivos que habitan el suelo, así como los ciempiés que se pueden encontrar en casa.

Los milpiés, tienen glándulas venenosas a los costados. Por eso no es aconsejable tocarlos milpiés con las manos desnudas, pero el más peligroso, es la escolopendra, ya que son los más grandes, pues pueden llegar a medir hasta 20 centímetros de largo. Este es el tipo de ciempiés que la gente debe evitar más, ya que el veneno de la escolopendra es similar al de los escorpiones.

Maracaibo, tierra de ciempiés

Ahondando un poco sobre los casos de picaduras y consecuencias en la capital zuliana se registra uno del 17 de abril de 2016, según publicación del diario “Qué Pasa”, una mujer identificada como Elvia Rodríguez de 45 años, presentó picaduras por un escolopendra en el dedo de su pie derecho. El hecho tuvo lugar en el barrio La Lechuga, parroquia Francisco Eugenio Bustamante de Maracaibo, mientras ésta caminaba por su casa.

Al llegar al Hospital Chiquinquirá fue atendida por los médicos de guardia, quienes solicitaron el antídoto adecuado a los bomberos del Inea, medicamento que fue aportado por el primer teniente Luis Contreras. La mujer se recuperó a las pocas horas.

Rodríguez manifestó que, en aquel entonces, al momento de ser picada por el animal sintió como si una aguja la había pinchado, pero al mirar al suelo se dio cuenta que era un animal. Asimismo, enfatizó que en cuestión de segundos el pie se le hinchó y los primeros síntomas empezaron a florecer.

Sin embargo, en el mismo año, Guillermo Carruyo de 58 años, no contó con la misma suerte, pues ingresó también al Hospital Chiquinquirá de Maracaibo por la mordedura de un ciempiés en el pie derecho que obligó a su amputación por las lesiones provocadas por el veneno hemolítico del animal.

Los médicos tratantes diagnosticaron intoxicación por escolopendra en el pie derecho, alteración del sistema de la coagulación sanguínea y necrosis en el área de la lesión y determinaron necesaria la intervención. El paciente recibió la mordedura del animal mientras dormía en su residencia ubicada en el barrio Pomona de la parroquia Cristo de Aranza de la ciudad de Maracaibo.

Prevención nocturna contra los ciempiés

Una de las principales cosas a tomar en cuenta para evitar a estos ciempiés es fumigar cada cierto tiempo el hogar, sellar marcos de ventanas, puertas y grietas en los pisos o alrededor del hogar que puedan permitir fácilmente su entrada, y secar cualquier área de la casa que pueda conservar humedad, pues a los ciempiés les encanta habitar en lugares húmedos.

Los milpiés no pican, pero pueden segregar una toxina que es irritante y provoca quemazón y prurito en la piel, en particular cuando se frota accidentalmente en el ojo, donde causa enrojecimiento, hinchazón y dolor en la conjuntiva o la córnea.

La aplicación de cubitos de hielo envueltos en un plástico y una tela delgada sobre la picadura de los ciempiés suele aliviar el dolor. Las secreciones tóxicas de los milpiés deben eliminarse de la piel lavándola con abundante agua y jabón. Si se produce una reacción cutánea, debe aplicarse alguna crema con corticoesteroides. Las lesiones oculares tienen que lavarse con agua inmediatamente.

En el caso de la escolopendra hay que consultar o recurrir de inmediato a un centro hospitalario para atender la picadura del mismo.

Luis Fernando Herrera

Noticia al Día

No olvides compartir en >>