Jutta Kleinschmidt la primera mujer en ganar el Rally Dakar

Hace 19 años Jutta Kleinschmidt ganó el Rally Dakar

Jutta Kleinschmidt

Jutta Kleinschmidt se llevó el título en 2001. Foto: Agencias

Jutta Kleinschmidt se tituló campeona del Rally Dakar el 21 de enero del 2001, siendo la primera mujer en la historia que gana esta importante carrera.

 

La alemana, con 38 años, se alzó con la competencia en la categoría de coches con un recorrido de 11.000 kilómetros pese a no estar entre las favoritas en esa edición.

Kleinschmidt superó en la clasificación general a su compañero de equipo Hiroshi Masuoka y a su exnovio Jean-Louis Schlesser, quien finalizó en la tercera posición.

«Las mujeres son tan rápidas como los hombres, sólo necesitan una oportunidad de demostrarlo», expresó la alemana sobre la participación de las mujeres en el Rally Dakar.

Lea también: Luto en el Rally Dakar al fallecer el portugués Paulo Gonçalves tras una fuerte caída

Jutta nació en 1962 en Alemania, en la ciudad de Colonia, y antes de convertirse en piloto estudió Física e Ingeniería; para su tesis entró a trabajar en BMW en 1987, donde seguiría por unos años su carrera, desempeñándose en el equipo de diseño de automóviles.

 

Sus inicios en el deporte a motor

 

A los dieciocho años se compró su primera moto, con la que pretendía vivir grandes aventuras. En 1987,compitió por primera vez como piloto privado y con su propio financiamiento en el Rally de los Faraones en la categoría de motocicletas.

En 1993 fue su debut en el Dakar como copiloto de  Jean Louis Schlesser, un reconocido piloto francés, quien por un tiempo también sería su pareja. En 1994 Jutta pasó a participar como piloto y en la versión de 1997 se transformó en la primera mujer en ganar una etapa del Dakar.

 

Su gloria en el Dakar

 

En el 2001 vino su consagración, perteneciendo al equipo Mitsubishi  y como compañera de Hiroshi Masuoka, otro experto en el Dakar. Fue una hazaña; una de las gracias del Dakar es llegar al final considerando lo extremo y de largo aliento que esta competencia, y Jutta llegó con posibilidades al final, manteniéndose en los primeros lugares. Aprovechando una penalización a Schlesser y problemas mecánicos de Masuoka, la piloto cruzó la meta en el primer lugar de la última etapa, ante la sorpresa de todos. Schlesser, quien ya no era su novio, impugnó el triunfo en base a rebatir su penalización, pero la FIA lo ratificó y Jutta hizo, historia tirando por tierra los prejuicios.

 Jutta Kleinschmidt vive dando conferencias de motivación y de superación de obstáculos, y sigue siendo una amante de la adrenalina y el deporte. Desde 2004 que es piloto de helicópteros, y además ha cruzado los Alpes en bicicleta.

Agencias

No olvides compartir en >>