Fallecieron un 18 de enero: Rudyard Kipling, nobel de literatura, John Tyler décimo presidente de EE.UU y Bobby Fischer, excampeón mundial de ajedrez

Fallecieron un 18 de enero: Rudyard Kipling, nobel de literatura, John Tyler décimo presidente de EE.UU y Bobby Fischer, excampeón mundial de ajedrez

Un día como hoy, pero en el año 1862, falleció John Tyler (29 de marzo de 1790 – 18 de enero de 1862), el décimo presidente de los Estados Unidos.

Nacido en el Condado de Charles City, Virginia, fue el segundo presidente en nacer después de ser firmada la Declaración de Independencia (4 de julio de 1776), y el primero en asumir el cargo de presidente siguiendo la muerte de su predecesor.

Asumió el cargo tras la repentina muerte del presidente William Henry Harrison. No supo ser coherente con los ideales de su partido, pues fue criado en el estado aristócrata de Virginia. No promovió ninguna de las reformas de campaña y su actitud sureña contribuyó al sentimiento regionalista y secesionista de los estados esclavistas. Esta actitud lo acercó al Partido Demócrata, negándose al relanzamiento de un tercer Banco Nacional y no impidiendo la subida de los aranceles aduaneros.

Muere el nobel

También un 18 de enero pero en el año 1936, muere Rudyard Kipling. Escritor británico, autor de poemas, relatos, cuentos, libros para niños; siendo famoso por destacar el heroísmo de los soldados británicos en la India y Birmania.

Fue el primer inglés en conseguir el Premio Nobel de Literatura en 1907 y en 1926 merecedor de la medalla de oro de la Royal Society of Literature.

Su nombre era Robert James Fischer, pero el mundo lo conoció como Bobby, el hombre que acabó con el apogeo contundente de los soviéticos en el ajedrez.

Su nombre trascendió por mucho más que ser el campeón del mundo de Ajedrez en 1972 y en 1975, porque la curiosidad es que era de los Estados Unidos, y en tiempos de «guerra fría» entre soviéticos y norteamericanos, el triunfo sobre Boris Spassky fue celebrado como un avance del mundo libre sobre el régimen comunista.

Era simbólico e iba más allá del campeonato del mundo, que hoy no despierta el interés de aquellos tiempos.

Nació en Brooklyn en 1943 y no fue ningún genio en su primera infancia, pero desde los 13 años su capacidad fue diferencial.

Su coronación se dio en 1972, nada menos que ante el dominio absoluto de los soviéticos, dueños anuales del campeonato mundial desde 1948. Pero Bobby puso fin a esa hegemonía.

Tenía 64 años y vivía en Islandia. Fue campeón en 1972 tras disputar el «match del siglo» ante el ruso Boris Spassky.

En julio de 2004, Fischer fue detenido en el aeropuerto Narita ―en Tokio (Japón)―, por intentar salir del país utilizando un pasaporte no válido; fue liberado ocho meses después y autorizado a viajar a Islandia, país que acababa de concederle la nacionalidad islandesa a pesar del malestar que ello generó en las autoridades de Estados Unidos. Falleció en Islandia tres años después.

 

Noticia al Día/Agencias

No olvides compartir en >>