Derek Jeter va directo al Salón de la Fama; ¿será unánime?

Derek Jeter va directo al Salón de la Fama; ¿será unánime?

Foto cortesia

La primera elección para el Salón de la Fama de Béisbol fue en 1936, y nadie — absolutamente nadie — había logrado entrar a ese recinto con el respaldo unánime del electorado de periodistas.

Hasta el año pasado, cuando Mariano Rivera fue identificado en las 425 papeletas entregadas por los miembros de la Asociación de Cronistas de Béisbol de Norteamérica (BBWAA).

Un año después, se avista a otro unánime en el horizonte. Se llama Derek Jeter, con rasgos similares a los de Rivera. Ambos cumplieron la totalidad de sus carreras en un solo equipo, los Yanquis de Nueva York. Los dos salieron campeones de la Serie Mundial en cinco ocasiones.

A la noche del domingo, Jeter había sido mencionado en las 171 papeletas que se habían incorporado al recuento elaborado por Ryan Thibodaux.

Para Rivera, no cabe duda alguna de que el excapitán de los Yanquis debe acompañarlo con la misma condición de unánime.

“Si fuese por mí, claro que sí”, dijo Rivera a The Associated Press recientemente, tras ser condecorado por el gobierno de su natal Panamá. “Para mí él ya es Salón de la Fama. No sabemos con qué (votación), pero lo va a ser”.

La verdad es que lo de unánime no importa mucho, en caso de que alguien acabe sin conseguirlo.

Pero en cuanto a Jeter hay una aureola de perfección irrefutable para alguien que no fue perfecto como defensor del campocorto.

El actual director ejecutivo de los Marlins de Miami fue una estrella en todo el sentido de la palabra.

Por su consistencia, en la que bateó 3.466 hits — la sexta mayor cantidad en la historia y máxima cifra por parte de un torpedero —, y por un promedio de .310 en 20 temporadas. También amasó una producción en los playoffs — .308 de promedio, 200 hits y 111 carreras anotadas — que da para toda una campaña regular.

Es de criterio generalizado que el béisbol no ha tenido desde Jeter a una figura tan popular y trascendental, alguien que desde mediados de los 90 se codeó de igual con Michael Jordan y Tiger Woods.

Su elección esta semana le daría a las Grandes Ligas una tregua tras los turbulentos días recientes por el escándalo de robo de señales que fue causante de que tres managers perdieran sus puestos y de que se cuestione la legitimidad del campeonato de la Serie Mundial que los Astros de Houston conquistaron en 2017.

Un dato curioso: La inexorable elección de Jeter significa que por cuarto año seguido será exaltado al museo de Cooperstown un pelotero que completó toda su carrera en un mismo equipo, siguiendo los pasos de Jeff Bagwell (Astros) en 2017, Chipper Jones (Bravos) en 2018, así como Rivera y Edgar Martínez (Marineros) el año pasado. Es algo que difícilmente se repetirá en el futuro cercano.

ABREU

Una de las consecuencias de que sigan dando vueltas las candidaturas de Bonds y Clemens, jugadores que entrarían fijos en el primer intento, es que la papeleta ha tenido que cargarlos año tras año, sin poder alcanzar el 75% mínimo necesario. Manchados por acusaciones de consumo de esteroides, ambos van para el octavo. Clemens subió a un 57,3% en 2018 y Bonds al 56,4%. Después de esta, tendrán dos oportunidades adicionales.

El atascamiento reciente de nombres ocasionó que varios jugadores tuvieran un paso fugaz en la papeleta. Gente como Kenny Lofton y Carlos Delgado desapareció a las primeras de cambio cuando no pudieron alcanzar el mínimo del 5%.

Jugador de cinco herramientas, Bobby Abreu hacía todo bien y merece ser objeto de más estudio. Lo principal a resaltar fue su disciplina en el plato: ocho temporadas seguidas de 100 boletos o más y ocho en la que alcanzó un porcentaje de embasado de .400 o más. Su rendimiento consistente se refleja en haber disputado 151 juegos o más en 13 campañas seguidas, batear para .300 en seis ocasiones, conectar al menos 20 jonrones en nueve y llegar a los 30 robos en seis.

Dejar fuera a Abreu en su primer año elegible sería lamentable

Agencias

No olvides compartir en >>