La crisis de gasolina obligó a los zulianos a hacer sus vidas en las colas

La crisis de gasolina obligó a los zulianos a hacer sus vidas en las colas

Venezolanos hablaron con nostalgia de  los domingos de sopa y paseo que cambiaron por lo indeseado,largas filas por gasolina, comida y efectivo

En un recorrido por Maracaibo este 12 de enero, se pudo constatar que la calidad de vida del venezolano está por el piso. Las familias cambiaron los paseos y el disfrute, la sopa de mondongo, gallina y pescado los domingos, por una cola para “tanquear» y así poder hacer las diligencias básicas: ir al trabajo, comprar alimentos, visitar al médico, entre otros.

“¡No chico! esto es una pesadilla. Antes íbamos todos los domingos a la playa a comer pescado. Ya no saco a mi familia a ningún lado, porque la mayoría del tiempo estoy metido en una cola para surtir combustible y poder trabajar”, manifestó Alexander Mendoza, chofer de transporte público.

“Cambiamos las sopas en familia los domingos por las colas en las gasolineras”

Yeniré Villalobos, ama de casa, explicó que muchas veces se ha tenido que llevar a los niños para las inclementes colas que se forman en los alrededores de las estaciones de servicio. Ella junto a sus pequeños acompaña a su esposo  en el sacrificio por la gasolina, derivado del petroleo, el cual hay de sobra en Venezuela, sobre todo en el estado Zulia. “A esto nos han llevado… A compartir como familia en una cola, en plena calle. Sin exagerarte, aquí tenemos que hacer las tres comidas porque la cola no avanza. Aquí pasamos sed y mucho calor. Es triste lo que vivimos en Venezuela”, destacó la dama.

“Cambiamos las sopas en familia los domingos por las colas en las gasolineras”

“Se nos acabaron los paseos y los almuerzos de los fines de semana. Primero, el dinero no nos alcanza, y segundo, no tenemos tiempo ni ánimo de compartir porque pasamos hasta tres días en una cola para surtir combustible. Estoy desde ayer a las 4:00 de la tarde y todavía me falta para llegar”, contó Pedro Morales, quien esperaba dentro de su vehículo, el final de la pesadilla.

“Cambiamos las sopas en familia los domingos por las colas en las gasolineras”

“Esa tradición de compartir en familia se acabó en nuestro país. La crisis que vivimos es tan fuerte que ya no podemos darnos esos lujos, es decir, tomarse unas cervezas, hacer una sopa de costilla, una parrilla, una choripanada, entre otros gustos. Pues, no hay dinero, ni tiempo para una sopita, lo más económico que quizás se puede hacer o comprar los fines de semana”, contó Juan Fernández mientras esperaba que la cola rodara.

“Cambiamos las sopas en familia los domingos por las colas en las gasolineras”

Otro  que se encontraba en la cola, el 31 de diciembre, con sus hijos celebrando su cumpleaños es Ángel Romero. Su familia le picó la «tortica» en plena cola de gasolina frente a todos, y es que los momentos intimos con los seres queridos fueron masticados por la crisis.

 

E. García

Noticia al Día

Fotos : José López