Zulianos reflejan en sus rostros los estragos del brutal racionamiento

Zulianos reflejan en sus rostros los estragos del brutal racionamiento «¿MERECEMOS TANTO SUFRIMIENTO?»

Archivo NAD

Luego de días de una aparente tranquilidad, apenas unas tres semanas, los zulianos vuelven a revivir el calvario de los racionamientos o, mejor dicho, como le dice Corpoelec: «Plan de Administración de Carga para la estabilización del Sistema Eléctrico, motivado a limitaciones en la línea de trasmisión El Tablazo-Cuatricentenario.

Ayer aproximadamente a las 11:40 de la mañana se generó una nueva interrupción en el servicio eléctrico que dejó sin energía a unos ocho municipios del estado Zulia. Algunos sectores de Maracaibo y San Francisco estuvieron más de 10 horas sin servicio eléctrico.

Luego de siete horas de tragedia eléctrica, habitantes del sur de Maracaibo pensaron que podrían descansar y dormir en paz, pero otro apagón los sorprendió a eso de las 2:00 de la madrugada y tuvieron que interrumpir una de las cosas más sagradas que tiene el ser humano: el sueño. El abaniquito dejó de ventilar y el aire hace mucho rato que se dañó por culpa de los bajones. Las desagradables horas sin luz se hicieron eternas.

«¿Merecemos tanto sufrimiento», dijo afligida Emilia Andara, en una parada de autobuses mientras en su rostro se reflejaban los estragos de la mala noche que pasó por el desproporcionado corte eléctrico.

«En diciembre vamos a tener buenas noticias», aseguró el general en jefe, Vladimir Padrino, ministro de la Defensa. Sin embargo, en apenas tres días de haber comenzado el mes, los apagones de seis horas rebrotan y ponen en jaque la tranquilidad de los zulianos.

El Zulia va para dos años en esta tragedia. Hoy, la Asamblea Nacional discutirá un proyecto de Ley para la asistencia humanitaria de la región en materia eléctrica: la propuesta es la instalación de una barcaza y seis generadores para aliviar la crisis eléctrica.

Nadie sabe si ésta será la solución real al problema, que mantiene desvelados y con caras de zombies a los zulianos, pero lo que se quiere es que se atienda la situación y que estas navidades no sean un cuento triste en el que un «Grinch» hace todo lo posible por robarse la Navidad.

 

Haroldo Manzanilla

Noticia al Día

No olvides compartir en >>