Tres superiores de policía dieron las órdenes al Esmad en caso Dilan

Tres superiores de policía dieron las órdenes al Esmad en caso Dilan

Agencias

El comandante del Escuadrón Móvil Antidisturbios (Esmad), coronel Néstor Raúl Cepeda Cifuentes; el subcomandante de la Policía Metropolitana, Javier Martín Games, y el comandante de la región móvil antidisturbio 1, mayor Jhon Alexánder Socha Ayala, estuvieron detrás de las órdenes e instrucciones del cuerpo élite de la Policía el 23 de noviembre pasado, el día que el estudiante Dilan Cruz resultó herido de gravedad.

Así lo ha señalado en dos versiones rendidas el capitán que está siendo investigado por haber accionado la escopeta calibre 12 que dos días después cobró la vida de Dilan.

EL TIEMPO omite el nombre del oficial por solicitud expresa de una fuente cercana a la Policía. Por esa misma razón no publica los facsímiles de la la declaración, en manos de este diario.

EL TIEMPO ya había anticipado apartes claves de la declaración del capitán, quien, según su hoja de vida, completa 15 años de servicio y 200 procedimientos en el Esmad. (Lea lo que dijo aquí: La versión del miembro del Esmad implicado en la muerte de Dilan)

No obstante, fuentes cercanas a la institución dieron acceso a otros apartes claves para ayudar a aclarar lo hechos.

“Siendo las 13:40 horas, el señor coronel Néstor Raúl Cepeda Cifuentes, comandante de la Unidad de Escuadrones Móviles Antidisturbios (Esmad), me ordena vía radio que me traslade con la reacción motorizada bajo mi mando, desde la avenida Eldorado con carrera 102, donde prestábamos servicio en prevención ante posibles hechos violentos. Posteriormente, se dispuso el traslado hacia el CAI San Diego, ubicado en la carrera 7.ª n.° 26-00, lugar en el cual se presentaban bloqueos de vías, donde existía presencia de gestores de convivencia», se lee en una de las versiones que tiene en su poder la cúpula de la Policía.

“Sobre las 14:40 horas, mi coronel Javier Martín Gámez, subcomandante de la Policía Metropolitana de Bogotá, vía radial ordena al señor mayor John Alexánder Socha, comandante del dispositivo del Esmad, intervenir y realizar la dispersión de estas personas, quien a su vez me ordena avanzar e intervenir la aglomeración, debido al gran número de personas que intentaban afectar la catedral y generar actos violentos, por lo cual fue necesario hacer uso de la fuerza por medio del lanzamiento de granadas de aturdimiento, gas y cartucho de impacto, con el fin de evacuarlos por la carrera 8.ª con calle 11 con dirección a la carrera 10.ª, procedimiento que se realizó sin novedad”.

Y sigue narrando cómo terminó justo en el lugar en donde estaba Dilan.

«Sobre las 15:10 horas recibo la orden por parte de mi coronel Néstor Raúl Cepeda Cifuentes de trasladarme hacia las instalaciones del Icetex para apoyar un dispositivo policial que se encontraba en ese lugar, donde se dirigían varios grupos de personas; al llegar a la carrera 5.ª con calle 17, nos encontramos con uno de estos grupos que transitaban sobre la carrera 5.ª hacia el sur de la ciudad, algunos de ellos cubrían sus rostros, quienes al observar la presencia policial comienzan a lanzar objetos contundentes que ponen en peligro nuestra integridad y la de los demás ciudadanos, situación que hace necesario el uso de la fuerza realizando el lanzamiento de granadas de gas y de aturdimiento, así como cartuchos de impacto, situación que informo de manera inmediata a la central de radio».

Efectivamente, así lo muestran algunos videos recuperados por autoridades y que circulan en redes sociales.

(Además: Tipo de munición usada contra Dilan mató a 53 personas en 27 años)

Según el capitán, minutos después recibió una nueva orden: “Mi coronel Néstor Cepeda ordena la dispersión de este y otros grupos que se encuentran en el sector causando afectaciones a la seguridad y movilidad, poniendo en riesgo la integridad física de los marchantes y bienes públicos y privados. Con esta intervención se logra habilitar el flujo vehicular, evacuando estos ciudadanos violentos propendiendo por evitar la continuidad de hechos vandálicos en el lugar”.

En el expediente, que ya completa tres cuadernillos, se narra su encuentro con la personera Esmeralda Caro Gómez y con gestores de convivencia, antes del fatídico episodio.

En efecto, el capitán admite que le dice a la funcionaria: «Mi coronel me dice que proceda».

“Al pasar la carrera quinta, se incrementa el lanzamiento de objetos contundentes contra el Esmad. En esos momentos, frente a nosotros se produce una explosión. De inmediato se lanzan gases, ya que los agresores se encuentran a poca distancia. Avanzamos unos metros más en medio de las agresiones, somos atacados desde los costados y, al acercarnos a la intersección de la calle 19 con carrera 4.ª, observo cómo varias personas que se cubren sus rostros lanzan elementos contundentes; y ante el incremento en la agresión y la detección de este nuevo peligro inminente, tomo la decisión de disparar una munición de impacto contra los agresores, al instante se observa que una persona cae al suelo, tratamos de acercarnos para socorrerlo, pero las personas se agrupan rápidamente impidiéndolo. Sin embargo, los primeros auxilios son brindados de forma inmediata por funcionarios de la Alcaldía, Personería Distrital y otros ciudadanos como socorristas de la Defensa Civil. Ante esta situación reporto a la central de radio solicitando la presencia de una ambulancia”, se lee en el documento.

 

El Tiempo

No olvides compartir en >>