Las hallacas de las hermanas Quintero: tradición y sabor de hogar

Las hallacas de las hermanas Quintero: tradición y sabor de hogar

Las hallacas de las hermanas Quintero: tradición y sabor de hogar

Foto: NAD

El gusto, la sazón y la habilidad para hacer hallacas, la heredaron de su mamá quien, pese a ser oriunda de Colombia, aprendió los secretos de la cocina venezolana.

Esther y Desirée Quintero recuerdan que, año tras año, la familia se reunía en torno a la mesa para la preparación del exquisito manjar navideño. La madre, el padre y nueve hijos.

Limpiar y cortar las hojas de bijao, picar los ingredientes, la cocción del guiso, la preparación de la masa, el aceite con onoto, el pabilo a la mano, los seductores aromas. Las mujeres más laboriosos e involucradas, mientras que los hombres participaban como colaboradores y observadores del proceso; todos a la espera del suculento producto final.

Hoy día ese legado familiar les permite sortear los embates de un crisis económica de la que ningún venezolano ha salido ileso. En 2018 dieron inicio a un modesto emprendimiento gastronómico.

“Cuando los sueldos dejaron de ser suficientes para cubrir nuestras necesidades, la venta de comida nos abrió una posibilidad. Primero vendiendo a los vecinos, luego la clientela se fue ampliando”, relata Desirée, docente de profesión.

La primera apuesta fue ofrecer almuerzos los fines de semana: pescado frito con sus contornos, un placer para quien no quisiera cocinar, ni salir de casa. Posteriormente, llegaron las arepas para apropiarse del menú: tumbarranchos, cabimeras, de pollo, carne, sencillitas o explotadas, disponibles todos los días.

Luego, durante el período de feria y navidad, se dio la oportunidad de elaborar hallacas para la venta. En la Navidad de 2018 se prepararon más de 2.000 hallacas. Fue tanta la demanda que debieron incorporar tres ayudantes y mantener encendido el fogón día y noche.

Además de hallacas, Desirée y Esther ofrecen todos los platillos tradicionales de la mesa navideña zuliana: macarronada, lomo  negro, ensalada de gallina y pan de jamón. Esmero, dedicación, cariño e ingredientes de calidad, forman parte de sus recetas.

Aunque en algunos años las ventas bajan con respecto al anterior, la clientela se mantiene fiel. Incluso, varias empresas confían a las hermanas Quintero la preparación de los menús navideños para sus eventos de esta temporada.

Una receta con sabor de familia

Para elaborar una buena hallaca, lo primero es seleccionar muy bien los ingredientes. Hojas de bijao, verduras frescas; muchacho y carne de guisar para las de res, pulpa o pernil para las de cochino; los pollos bien grandes y frescos.

 

Las hallacas de las hermanas Quintero: tradición y sabor de hogar

Foto: NAD

Un sofrito con cebolla, cebollín, ajo, ají dulce, pimentón y tomate es el punto de inicio. Se agrega la proteína, dándole vueltas para que se cocine de manera uniforme, para luego incorporar la papa picadita, garbanzos, pasas, alcaparras, aceitunas, adobo, comino, vino, cerveza. Permitir que se fundan sabores y aromas.

Las hallacas de las hermanas Quintero: tradición y sabor de hogar

Foto: NAD

Mientras el guiso se cocina, se prepara la masa, con el aceite achotado y se disponen las hojas.

Las hallacas de las hermanas Quintero: tradición y sabor de hogar

Foto: NAD

Las hallacas de las hermanas Quintero: tradición y sabor de hogar

Foto: NAD

Con todos los elementos en la mesa se arman las deliciosas hallacas, “sin negarles nada”, se amarran y se llevan a cocción por 30 minutos.

 

Las hallacas de las hermanas Quintero: tradición y sabor de hogar

Foto: NAD

Las hallacas de las hermanas Quintero: tradición y sabor de hogar

Foto: NAD

 

Persistencia y creatividad

Desirée Quintero considera que la situación que vive el país exige persistencia y reinvención.

Por eso, sin colgar su uniforme de educadora, dedica buena parte de su tiempo a su negocio de comida y se las ingenia para adquirir los insumos a los mejores precios, aún en este contexto hiperinflacionario.

“Los precios no paran de subir. El año pasado se conseguían precios más bajos si se compraba en efectivo, ahora no es así”, explica.

Las hallacas de las hermanas Quintero: tradición y sabor de hogar

Foto: NAD

Las hallacas de las hermanas Quintero: tradición y sabor de hogar

Foto: NAD

Las hallacas de las hermanas Quintero: tradición y sabor de hogar

Foto: NAD

 

Lea también: Mitos y leyendas urbanas al preparar las hallacas de Navidad

 

Las fallas eléctricas, una amenaza latente

Cuenta Desirée que cuando ocurrió el apagón general en marzo de 2019, todos sus ahorros y las ganancias que pensaba reinvertir se perdieron. Los alimentos destinados al negocio no se dañaron, pero tuvo que consumirlos o repartirlos entre los familiares.

Desde entonces vive con el temor de que situaciones similares se sigan repitiendo. Como medida de precaución, adquiere menos cantidades o compra lo necesario para cada jornada.

Deseos de Navidad

Las hermanas Quintero coinciden en que su mayor deseo es tener salud, por ese preciado bien piden a Dios esta Navidad.

También desean cambios positivos en la conducción del país y que “Venezuela vuelva a ser una tierra de progreso y oportunidades”. Desirée confiesa que si “el país volviera a ser como era antes” y su salario como maestra de primaria le permitiera mantener a su familia, la cocina dejaría de ser su primera opción.

 

Lea también: Los «caminantes» apuran su tormentoso paso para llegar a Venezuela en Navidad

 

F. Reyes

Noticia al Día