Fallas eléctricas en Zulia le quita el pan de la boca a los emprendedores

Fallas eléctricas en Zulia le quita el pan de la boca a los emprendedores

Foto: Noticia al Día

Las fallas eléctricas en Zulia tienen a más de un comerciante con las manos en la cabeza pues sin servicio no pueden ejercer sus labores para resolver la comida del día

“Pendientes que se puede ir la luz”, esa se ha convertido en la frase más repetida en los últimos días tras las fallas eléctricas en Zulia, y es que lo intensos bajones y prolongados racionamientos hacen que el trabajo de algunos, para poder sobrevivir a la crisis que atraviesa el país, penda de un hilo.

La gente ha aprendido varios oficios alternos a aquellos para los que se prepararon y los han hecho valer en las últimas fechas, pues trabajar desde las casas se ha convertido en una necesidad, pero sin electricidad se les hace improductiva la jornada.

Producción al suelo

Así lo vive Miriam Segovia, peluquera. Ella, lleva días con una disyuntiva y es que sabe desde el pasado mes de marzo que su horario de trabajo solo son seis horas –de 2:00 pm a 8:00 pm-, pues es el periodo en el que puede disfrutar de electricidad, pero en las ultimas fecha la situación cambió y con ella, su economía.

“Estaba pelando hasta 10 clientes por día y económico porque yo cobro barato, pero la gente con esto de la luz tiene miedo porque aja se pueden quedar con el corte a la mitad. Me da miedo pasar la maquina porque cuando uno de los apagones me pasó con un muchacho y se tuvo que poner gorra hasta que volviera la luz y se lo pudiera arreglar. Desde la semana pasada solo han venido como ocho cortes, cuando por día atendía más que eso”, dijo Segovia.

Bajones, una latente amenaza

Las fluctuaciones con alto voltaje de retorno que denuncian los ciudadanos es otro de los imposibles en la jornada, pues deben esperar a que todo se regule para poder continuar trabajando, aunado a las fallas de señal cuando estos ocurren que tumban cualquier red telefónica haciendo más larga la espera para poder pagar.

“El punto se pone lento y a veces la agarra con ciertos bancos que no quieren pasar, y los que lo tienen inalámbrico hacen maromas y se montan hasta en los techos para que el punto pase y no se pierda la venta”, dice Aníbal Castre, panadero.

Entre tanto las fluctuaciones van y vienen de forma repetitiva y tiempos de escasa diferencia para quienes tienen electricidad, mientras que por otra parte los que se encuentran en racionamiento solo son testigos del “corre anda a desconectar”, el pensamiento y esperanza se centra en cuándo será solventada la problemática que en marzo del 2020 estará cumpliendo un año de seguirse manteniendo el mismo panorama de las fallas eléctricas en Zulia.

 

Luis Fernando Herrera

Noticia al Día

No olvides compartir en >>