Una cola de amor: fieles agradecen a La Chinita en su Templo

Una cola de amor: Fieles agradecen a La Chinita en su Templo por los favores concedidos

Foto: Xiomara Solano

Desde tempranas horas de este lunes, 18 de noviembre los fieles de la Virgen del Rosario de Chiquinquirá hacen una cola de amor y fe desde las afuera de la  Plazoleta de la Basílica en Maracaibo para agradecer los favores recibidos, a propósito de la celebración de los 310 años de su aparición.

Cabe destacar que desde la noche de este domingo arrancó la celebración con la acostumbrada serenata para la Reina Morena, acompañada de gaitas tradicionales en su honor.

Para los creyente hoy se hace presente la popular gaita “Hoy Vengo Ante Ti”, escrita por Neguito Borjas que reza en una de sus estrofa: “Hoy vengo ante ti a darle gracias madre adorada, madre de todos, hoy vengo ante ti abrazar de a Cristo de amor me visto a entregarlo todo, y quiero mostrarte Padre Celestial creador de todo el universo lo que de mi alma y mi corazón les escribo en versos porque yo no tengo madre querida como pagarles”.

Devotos y fieles pagan su promesa

Esta emoción mariana la tiene la señora Emilia Nava quien viene al Templo desde hace ocho años para pagar sus promesas y darle las gracias a la Santa Madre.  «Vengo para agradecerle a la Virgen por haberme curado del cáncer y porque mi hijo se sano de una hipoplasia medular», dijo Nava a Noticia al Día.

La practicante le juro a la Reina Morena que mientras sus manos pudieran tejer ella iba siempre a elaborar  una manta guajira para enaltecer la belleza y honrarla. Nava sale de su casa en los Haticos cada 18 de noviembre desde las 6:00 de la mañana y camina descalza junto a una de sus hijas hacia la Basílica como muestra de gratitud.

Es una tradición vestir una de sus coloridas y brillantes mantas, también agrega accesorios alusivos a la etnia wayuu en su cabello, y no hay quien las pase por desapercibidos y piden fotografiarse para guardar ese grato recuerdo.

Un amor infinito y bondadoso

Tener a la patrona tan cerquita es, un sentimiento único y especial, es lo que se escuchan entre la multitud.

Las lágrimas de alegría o de tristeza se dejan ver mientras los devotos se van acercando hasta el trono de la Virgen. “Chinita bella hoy tengo fuerzas y voy a llegar ante ti (…) voy a caminar de nuevo por ti”, decía entre llantos Omar Díaz quien desde la calle venia arrodillado para pedirle a la Madre su completa sanación.

“Hoy lloró porque hace seis meses mi madre murió y ella juró hace 38 años que juntas vendríamos cada año a visitar a la Virgen”, contó a Noticia al Día Omaira Perozo, quien resaltó que aunque su progenitora ya no este con ella físicamente mantendrá la tradición hasta el día de su muerte.

A la casa de Dios y de la Reina Morena los católicos llegan con ofrendas como muestra de su amor, lealtad y bondad. Réplicas de la tablita, rosas y flores de distintos colores engalanan el trono de la patrona, además de ver a pequeñas vestidas con prendas alusivas a La Chinita.

Francys Medrano / Noticia al Día 

Fotos: Xiomará Solano 

No olvides compartir en >>