Un 7 de noviembre los restos mortales de Teresa de la Parra fueron ingresados al Panteón Nacional

Un 7 de noviembre los restos mortales de Teresa de la Parra fueron ingresados al Panteón Nacional

Un día como hoy pero en el año 1989 fueron trasladados al Panteón Nacional los restos mortales de Ana Teresa Parra Sanojo ( París, 5 de octubre de 1889 –  Madrid, 23 de abril de 1936) más conocida como Teresa de la Parra, fue una escritora venezolana, y una aristócrata (Caula 108).

Ha sido  considerada una de las escritoras más destacadas de su época. A pesar de que la gran parte de su vida transcurrió en el extranjero, supo expresar en su obra literaria el ambiente íntimo y familiar de la Venezuela de ese entonces. Según Rose Anna Mueller, De la Parra «describió su educación y sus experiencias en Venezuela en un nuevo estilo libre del criollismo o estilo pintoresco en boga en la época.»

Incursionó en el mundo de las letras de la mano del periodismo, escribió dos novelas que la inmortalizaron en toda América: Ifigenia y Memorias de Mamá Blanca. Su novela más conocida Ifigenia, planteó por primera vez en el país el drama de la mujer frente a una sociedad que no le permitía tener voz propia y cuya única opción de vida, según la sociedad, era el matrimonio legalmente constituido. Por ello, el título de Ifigenia remite al personaje griego y al sacrificio.
Teresa de la Parra nació el 5 de octubre, 1889, primera hija de padres venezolanos, Rafael Parra Hernaiz e Isabel Sanojo Ezpelosim de Parra. Tenía cinco hermanos: dos hermanos mayores, Luis Felipe y Miguel, y tres hermanas menores, Isabelita, Elia, y María del Pilar. Nació en París, porque en ese entonces sus padres se encuentraban fortuitamente en esta ciudad: su padre Rafael era cónsul venezolano en Berlín. La familiar volvió a Venezuela cuando De la Parra ya tenía dos años de edad.
Su familia formaba parte de la aristocracia venezolana y al sector de los terratenientes. En la hacienda de caña «El Tazón», cercana a Caracas, pasa su infancia. Tan provinciana vida se trastoca seis años después, al morir repentinamente su padre.
Es una niña de 11 años cuando su familia decide fijar residencia en Europa. Se instalan en Mislata (Valencia), España, y Teresa es internada en el Colegio religioso Sagrado Corazón de Godella (Valencia).
Allí comienza a expresar su inquietud por la poesía. Las obras literarias de Teresa de la Parra son altamente influenciados por Romain Rolland, «Gustave Flaubert, Marie-Henri Beyle (Stendhal), Guy de Maupassant, y autores contemporáneos Pierre Loti, Maurice Maeterlink, Alphonse Daudet, Anatole France, y las mujeres francesas escritores, Gyp, Marcelle Tynaire, Sidonie-Gabrielle Colette y Ana de Noailles» (Mueller, 2012, p. 5). A la edad de 19, el poema que escribió para celebrar «el día de la beatificación de la Venerable Madre Magdalena Sofía Barat» le llevó a ganar el primer premio .
Noticiaaldia/Agencias
No olvides compartir en >>