Tres exmonaguillos acusan a dos sacerdotes del Vaticano de abuso sexual

Tres exmonaguillos acusan a dos sacerdotes del Vaticano de abuso sexual

Tres exmonaguillos han acusado a dos sacerdotes del Vaticano de abusos sexuales que habrían sido cometidos en los años 80 y 90 en el Seminario Menor San Pío X, cuando estos tenían entre 10 y 14 años.

Según las investigaciones del programa de la televisión italiana Le Iene, que será emitido este domingo, los tres monaguillos que sirvieron en misas papales han afirmado que fueron abusados sexualmente por dos sacerdotes, uno de ellos profesor del seminario.

Estas acusaciones se producen dos meses después de que las autoridades judiciales del Vaticano abrieran un proceso penal contra el sacerdote de la diócesis de Como, Gabriele Martinelli , de 26 años, por abusos sexuales. En el mismo instituto para futuros sacerdotes.

Tres exmonaguillos han acusado a dos sacerdotes del Vaticano de abusos sexuales que habrían sido cometidos en los años 80 y 90 en el Seminario Menor San Pío X, cuando estos tenían entre 10 y 14 años.

Según las investigaciones del programa de la televisión italiana Le Iene, que será emitido este domingo, los tres monaguillos que sirvieron en misas papales han afirmado que fueron abusados sexualmente por dos sacerdotes, uno de ellos profesor del seminario.

Estas acusaciones se producen dos meses después de que las autoridades judiciales del Vaticano abrieran un proceso penal contra el sacerdote de la diócesis de Como, Gabriele Martinelli , de 26 años, por abusos sexuales. En el mismo instituto para futuros sacerdotes.

Estos hechos se produjeron cuando tanto Martinelli como sus víctimas tenían en torno a los trece años, si bien el acusado realizaba tareas de supervisión de los demás, por lo que constituiría abuso de autoridad. En la misma causa fue imputado también el rector del Seminario Menor San Pío X, Enrico Radic, por encubrimiento.

Según ha explicado al diario inglés The Guardian de uno de los periodistas que ha conducido la investigación, Gaetano Pecoraro, continuaron con la investigación porque tuvieron “la sensación de que no eran casos aislados”. “Había más víctimas y más curas envueltos en los abusos sexuales del Vaticano”, ha agregado.

 

La Vanguardia

No olvides compartir en >>