Luis Ernesto Aparicio Montiel debutó como profesional en el Juego de La Chinita de 1953

Luis Ernesto Aparicio Montiel debutó como profesional en el Juego de La Chinita de 1953

El único venezolano en el Salón de la Fama recibió el bate de manos de su padre. Foto. Agencias

El Juego de La Chinita es un encuentro emotivo en toda la fanaticada del béisbol zuliano, y sobre todo en su tercera edición, que fue el momento cuando Luis Aparicio Ortega le dio el bate a su hijo.

El  18 de noviembre de 1953 en el estadio Olímpico, hoy Alejandro Borgues, en el clásico entre Gavilanes y Pastora, donde  «El «Grande» de Maracaibo hizo este acto simbólico con Luis Aparicio Montiel, quien años más se convertiría en el primer venezolano en entrar al Salón de la Fama de las Grandes Ligas.

Luisito, con 19 años, tenía pensado debutar el 17 de noviembre, sin embargo ese día cayó en palo de agua en la capital zuliana que impidió que efectuará el compromiso del campeonato Rotativo.

El partido marabino tuvo taquilla llena al ser un duelo de los eternos rivales de la pelota zuliana, y además de ser la fecha de La Virgen de Chinquinquirá.

«Cuando se anunció la alineación rapiña, que indicaba a Luis Ernesto Aparicio en el primer lugar, en turno al bate, irrumpió en el espacio una gran ovación. Luis Aparicio, el Inmortal de la pelota nacional, simbólicamente tomó su turno al bate al ver un lanzamiento del pitcher pauterizado Howard Fox, para luego llamar a su hijo y entregarle el madero, conduciéndole hasta home plate para que consumiera su primer turno legal como profesional», resaltaron medios locales sobre esta ceremonia.

El primer Juego de La Chinita se realizó en 1933 entre Pastora y Concordia. El abridor Silvio Ruiz lanzó juego perfecto por el elenco capitalino.


Alberth Josue Piña

Noticia al Día

 

 

No olvides compartir en >>