La ONU denuncia "decenas de civiles" muertos durante protestas en Irán

La ONU denuncia «decenas de civiles» muertos durante protestas en Irán

Foto: AFP

La Organización de Naciones Unidas y Amnistía Internacional han denunciado este martes la muerte de decenas de personas durante las protestas de los últimos días en Irán contra el alza de los impuestos a los carburantes.

El Gobierno de Teherán, en cambio, ha admitido únicamente dos fallecidos, de quienes ha dicho que no eran manifestantes sino saboteadores y ha acusado de estar detrás de ellos a extranjeros pagados por los enemigos de Irán. Básicamente, se refieren a un enemigo: los EEUU de Donald Trump.

«Decenas de personas han muerto y muchas más han sido heridas durante las protestas en al menos ocho provincias. 1.000 personas han sido detenidas. Estamos muy preocupados por las violaciones de las normas y estándares de uso de fuerza policial, incluido el uso de munición real contra los protestantes», ha dicho Ruper Colville, uno de los portavoces de la ONU en materia de derechos humanos.

Lea también: SAIME actualizó los costos de aranceles de pasaporte

«Reclamamos que las autoridades iranís eviten el uso de la fuerza para dispersar las manifestaciones que sean pacíficas. Y, en caso de las que sean violentas, se controlen lo más posible dentro de los límites que marca la legalidad», ha continuado Colville.

 

El ahogo de las sanciones
La ola de protestas, que empezó el viernes pasado, se ha extendido por todo el país: ese día, sin avisar, el Gobierno aprobó la subida de impuestos a la gasolina de entre el 50% y el 300%, dependiendo de la cantidad que se quiera comprar.

Muchos iranís, que viven en una situación económica pésima -la inflación está cerca del 40% y la economía del país, según las perspectivas del FMI, decrecerá un 9,5% este año-, salieron a la calle para protestar e intentar parar la medida. Entre otros motivos, las sanciones impuestas por Estados Unidos ahogan a los ciudadanos del país persa, que sufren las consecuencias del bloqueo comercial estadounidense diariamente.

Desde entonces, en cinco días de protesta, se han quemado 100 sucursales bancarias, 57 tiendas, algún edificio gubernamental y varios coches de policía, según medios locales. Pero se desconoce, de momento, el número de manifestantes y la amplitud de estas protestas porque desde el fin de semana internet está completamente bloqueado.

 

Parar la violencia
Este martes, el portavoz del Gobierno iraní, Ali Rabieí, ha dicho que las protestas ya se han calmado, unas palabras cuya certeza es difícil de calibrar porque Teherán lleva desde el domingo repitiendo que todo está más tranquilo.

Pero Rabieí ha afirmado también que internet no se restablecerá hasta que no paren del todo. Teherán intenta parar las manifestaciones. «La gente tiene el derecho a protestar, pero las protestas son diferentes a los alborotos. No podemos dejar que la inseguridad se apodere de la sociedad», dijo el domingo pasado el presidente iraní, Hasán Rohaní. Su discurso tuvo lugar justo antes del anuncio siguiente, que sería lanzado como zanahoria para apaciguar los ánimos de los manifestantes: el Gobierno ha prometido dar dinero a 60 millones de sus ciudadanos -Irán tiene 80 millones de habitantes- en programas de ayuda familiares.

El palo, mientras tanto, sigue en las calles: «Estamos alarmados de que las autoridades iranís hayan cerrado internet para crear un apagón informativo a su represión brutal a las manifestaciones -ha dicho Amnistía Internacional este martes en un comunicado-. Basándonos en informes oficiales, hemos observado que las fuerzas de seguridad de Irán han matado a decenas de personas y detenido a varios miles. Algunas estimaciones incluso hablan de casi un centenar de muertos».

De momento, el Gobierno iraní solo ha confirmado la muerte de dos manifestantes y cuatro policías. Tres de ellos, la madrugada pasada. Según medios iranís, murieron apuñalados por un grupo de protestantes.

El Periódico

No olvides compartir en >>