La comida y los estrenos por las nubes, que no falte la unión en Navidad

«La comida y los estrenos navideños por las nubes, pero que no falte la unión familiar», dicen los zulianos

Foto: Cortesía

La Navidad en Venezuela es tiempo de celebraciones y regalos, es momento de compartir en familia, festejar triunfos y disfrutar los platos típicos de la época. Sin embargo, el desánimo se ha instalado en los hogares debido a la crisis que atraviesa el país. La tradicional cena navideña y de año nuevo se ha visto golpeada por la hiperinflación y el desabastecimiento.

Para Estílita Del Mar, residente de la urbanización San Miguel, “los aguinaldos no alcanzan, no hay para comprar el niño Jesús y el pan de jamón esta caro; junto a mis vecinos estamos buscando una alternativa para que se haga una colaboración y poder lograr hacer las tradicionales hallaquitas o cualquier otra cosa para no pasar la noche decembrina en blanco”.

Los zulianos lamentan no poder mantener las tradiciones; tal es el caso de Nelvin Tuviño, habitante del sector La Rotaria. “Primera vez que en mi casa no se harán las ricas y tradicionales hallacas, porque aun en el 2018 se hizo el esfuerzo de mantener la tradición de la cena navideña, incluso con su pan de jamón y queso, pero actualmente eso está muy lejos de mi bolsillo y es triste”.

Tampoco las luces que adornaban calles y viviendas estarán presentes; son pocas las casas decoradas, arbolitos y pesebres que se observan en un recorrido por la capital del Zulia.

Los detalles y adornos navideños se unieron a la espiral inflacionaria, quedando fuera del alcance. Clizairet Briceño, habitante del sector La Paz que afirma: “Todos los años adornaba mi casita con lucecitas y su respectivo pesebre y árbol de navidad, pero ahora ya no me alcanza ni siquiera para comprar unas luces para colocar en una ventana de la casa; un árbol de navidad esta casi que en 1 millón de bolívares y no tengo esa cantidad, antes se sentía la emoción de la costumbre navideña pero  actualmente ya se ha olvidado por que el dinero no alcanza para nada”.

 

Yacksylu Solano

En otros  hogares hacen lo posible por mantener las costumbres y decorar sus casas, con los adornos de años anteriores. Anna Gómez cuenta que ha estado usado las mismas luces desde hace 4 años. «Las quito y las guardo bien y trato de encenderlas poco para que me duren para los próximos años, espero y sean bastante porque no creo poder comprar otras si la situación continua así”.

Tampoco las fachadas fueron remozadas, por los altos costos de la pintura. Poner la casa bonita es otra difícil elección para los zulianos ya que un galón de pintura, en diversas ferreterías y tiendas de pintura, se puede conseguir entre Bs. 300.000 y  Bs. 600.000.  Entre tanto, el cuñete de pintura  se cotiza entre Bs. 950.000 y  Bs. 1.750.000 Bs. Para poder efectuar estas compras se requieren más de veinte salarios mínimos actuales.

“El precio aproximado para el mantenimiento de paredes, puertas y ventanas de una vivienda oscila entre 35 a 50 dólares, eso dependiendo de la cotización de la moneda extranjera”,  recalcó Carlos Suárez, ferretero del municipio Maracaibo.

Jorge Olivares manifiesta que, para esta fecha, en años anteriores ya contaba con lo necesario para arreglar su casa.  “Ya tenía mi galón de pintura, incluso el año pasado aun pude hacerlo, pero este año no lo creo por el alto costo de las pinturas”. En consecuencia, es sencillo deducir que las ferreterías y tiendas de pintura han visto disminuidas sus ventas en comparación con 2018.

 

Foto: Yacksylu Solano

 

Mención aparte, los acostumbrados estrenos para Navidad y Año Nuevo. Los precios de ropa y calzados se encuentran «por las nubes”. Tanto en los centros comerciales como en populosos mercados como Las Playitas, El Callejón de los Pobres y Plaza Lago, el costo de los jeans para dama se ubican entre 15 y 20 dólares, dependiendo de la marca. “Todos los años me estrenaba una buena pinta, pero ahora cuando mucho trataré de comprar una blusita, y de las baratas, porque dólares no tengo y el cambio a bolívares menos”, alegó Yersy Urdaneta.

 

Yacksylu Solano

Mientras que para los hombres un suéter puede costar unos 12 dólares, dependiendo de la calidad y el lugar de venta; tampoco está fácil adquirir pantalones de vestir o jeans. Dixon Melean, vendedor de Plaza Lago, se quejó de los altos costos de la mercancía. “Tengo 20 años como vendedor de ropa y este año ha sido el peor en las ventas, a la hora de buscar mercancía en las tiendas mayoristas conseguimos nuevos precios, lo que nos obliga a aumentar con la excusa del incremento del dólar”.

Gabriel Colmenares señaló que, tras un recorrido por varias tiendas, no podrá adquirir lo deseado.  “Quiero comprar unas buenas  camisas y pantalones para estrenar, pero con esta crisis cuando mucho podré comprar un pantalón y no de marca” .

 

Yacksylu Solano

Ni hablar del alto costo de los calzados. Sobre el particular, María Rodríguez mencionó que con sus ingresos nada podrá resolver. “Mi sueldo no me alcanza ni para comprar un par de sandalias, ya que no bajan de 1 millón de bolívares, tengo mucho tiempo que no sé lo que es estrenar un par de zapatos nuevos”.

 

Yacksylu Solano

 

Por otro lado, al Niño Jesús y San Nicolás también los tocó la hiperinflación. Un juguete sencillo puede costar Bs. 250 mil y, dependiendo de las características, hay los que superan el millón y medio de bolívares.  “Tengo 3 hijos y me cuesta comprar los regalos para los 3 ya que el sueldo no me alcanza y si no hay para uno tampoco para el otro”, dice Rosmary Añez.

 

Yacksylu Solano

Los marabinos hacen lo imposible para poder pasar unas gratas festividades navideñas, en unión familiar. Aunque no se cuente con los recursos de años anteriores, para la mayoría, el compartir con los seres queridos es lo más importante.

 

Yacksylu Solano / Pasante

Noticia Al Día

 

No olvides compartir en >>