Hackearon al Banco Nacional de las Islas Caimán y comenzaron a filtrar datos confidenciales de miles de cuentas offshore

Hackearon al Banco Nacional de las Islas Caimán y comenzaron a filtrar datos confidenciales de miles de cuentas offshore

Referencial/Agencia

El hackeo del Banco Nacional de las Islas Caimán, Cayman National Bank, llevado a cabo por piratas informáticos, ayudó al descubrimiento del robo de dinero, documentos y correos electrónicos confidenciales de miles de clientes, todos ejecutados por la misma empresa bancaria. Los hackers también ofrecieron una recompensa de 100,000 dólares para quien haga lo mismo contra empresas que podrían conducir a la divulgación de documentos en interés público. Un sitio web de ciberactivismo comenzó el domingo a publicar copias de los servidores del banco, en la que según varios expertos podría ser la filtración más explosiva desde los Papeles de Panamá de 2016.

El mundialmente famoso hacker (o grupo de hackers) “Phineas Fisher” (conocido también como “HackBack”) se atribuyó el robo a través de un manifiesto (publicado en español) titulado “Una guía DIY para robar bancos”, un tutorial detallado sobre cómo se realizó el hackeo para enseñar a otros cómo llevar a cabo ataques similares.

Phineas Fisher proporcionó los documentos robados al sitio especializado en filtraciones Distributed Denial of Secrets, dirigido por la periodista y activista Emma Best, quien dijo que ya están disponibles más de 2 terabytes de archivos. La filtración, afirmó, permitirá la mirada más detallada a la banca internacional a la que el público haya jamás tenido acceso”.

Cayman National Bank and Trust, el banco nacional de las islas Caimán —un conocido paraíso fiscal— opera numerosas sucursales en las propias Islas Caimán, en Dubai y en la, Isla de Manun pequeño dominio británico ubicado entre Inglaterra e Irlanda del Norte, y se especializa en servicios financieros offshore que permiten a los clientes depositar e invertir grandes sumas de dinero manteniendo el anonimato mientras se evita la responsabilidad fiscal. Esta última sucursal fue la afectada por el hackeo.

El sitio especializado Unicorn Riot tuvo acceso a las ubicaciones de más de 1,400 cuentas de los clientes: entre ellas hay 780 de la Isla de Man, 272 de Chipre, 153 del Reino Unido, 107 de las Islas Caimán, 51 de las Islas Vírgenes Británicas, 12 de las Seychelles, 11 de los Estados Unidos, 7 de Belice, 7 de Irlanda y un pequeño número de otras jurisdicciones involucradas en la banca offshore como Gibraltar, Jersey, Saint Kitts y Nevis, Barbados, Guernsey, Malta y Mauritius.

 

Agencia

No olvides compartir en >>