Glenn Garrido, primer venezolano con un Ph. D en Educación Musical

Glenn Garrido, primer venezolano con un Ph. D en Educación Musical, ejemplo de superación para sus connacionales en el exterior

Foto: Cortesía SONY DSC

Un ejemplo de superación para los venezolanos que han decidido dejar su país de origen en busca de una mejor calidad de vida

Zuliano de nacimiento y amante de la música, consigue la Licenciatura en Interpretación Musical del Conservatorio Simón Bolívar en Venezuela,  Máster de Dirección de Orquesta en la Universidad de New Hampshire, y el primer Venezolano en obtener el título de Ph.D. en Educación Musical en la Universidad de Florida en Gainesville; es el gran Maestro Glenn Garrido, actual director musical de la Orquesta Filarmónica Latinoamericana de Houston y director de la escuela de música de la Universidad de Saint Thomas en esta ciudad.

El Dr. Garrido, ferviente promotor y expositor de la música y las tradiciones de América Latina, reside en Katy, TX con su esposa y sus tres hijos, y hoy reconocemos su excelente trayectoria como uno de los más destacados venezolanos que hacen vida en Houston.

En el año 2000, se convirtió en el primer venezolano en recibir el título de Doctorado en Educación Musical con énfasis en la Dirección.

En 1998 y 2000 recibió el “Outstanding Academic Award” de la Facultad de Bellas Artes de la Universidad de Florida. En 2011 y 2012, fue director invitado de la “Orchestra di Fiati” en Milán, Italia, la Orquesta Sinfónica Juvenil Nacional de Argentina en Buenos Aires, la Filarmónica de Costa Rica y la histórica “Sinfónica de Sevilla”.

En una entrevista concedida a un medio de Houston, Texas, el Dr. Garrido explica cómo ha transcurrido su vida y como se ha ido superando en lo que le apasiona, la música.

Con una trayectoria destacada

Es miembro activo de la Asociación Nacional de Educadores de Música y la Asociación de Educadores de Música de Texas, de papá caraqueño y mama maracucha. Su padre fue un trombonista excepcional, que fue contratado en Maracaibo cuando se inició la temporada de Ópera en el Teatro Baralt en 1938, cuenta que estaba feliz porque era la primera vez que se hacía Ópera en el Teatro, hasta que vio a su mamá pasar por la ventana del Hotel, por la Plaza Baralt y ya no regresó a Caracas.

Su formación musical inicialmente fue con su papá a sus 9 años con el clarinete y un poco después con el piano. Su papá fue su inspiración. Comenzó a tocar con la Banda Escuela del Cuerpo de Bomberos y a ver algunas clases en el Conservatorio de Música de Maracaibo, para después cursar estudios en el Conservatorio Simón Bolívar de Caracas.

Fue becado por José Antonio Abreu y tuvo la fortuna de ser formado por el Maestro y compositor colombiano Blas Emilio Atehortúa, durante 2 años.

No solo obtuvo su Licenciatura en Música, sino que también obtuvo el título de Ingeniero Industrial en la Universidad del Zulia, carrera que no ejerció porque fue mayor su amor por la música. En aquel entonces ya formaba parte de la Sinfónica del Zulia, había reestructurado la Banda de la Epifanía, 989, una de las primeras Bandas Show en Venezuela, también dirigía la Orquesta Típica del Cunibe, única orquesta universitaria en el país.

Su última parada

Houston es su última parada, dice jocosamente, que es la ciudad que más se parece a Maracaibo, estuvo entre New Hampshire y Boston por 3 años,4 en Gainesville y después en dos universidades en Georgia durante 12 años. Se viene a Houston, al ganar un concurso para el puesto de Director del Departamento de Música de la Universidad de San Thomas. Glenn Garrido es invitado a una Gala de la Hispanidad, el 12 de octubre de 2012, allí conoce a Dorothy Caram, respetable activista cultural de la ciudad de Houston, ella le plantea hacer algo trascendental, y él ya tenía en mente la creación de una Filarmónica Latinoamericana, con una biblioteca bastante respetable de música recopilada durante sus 10 años recorriendo Latinoamérica, dirigiendo diferentes sinfónicas.

Fue así como comenzó todo, siendo Dorothy la Presidenta y Glenn el Director Musical. El primer concierto fue el mayo del 2013, con 56 músicos del Sindicato de Músicos Profesionales de la Ciudad de Houston, luego de conseguir una fecha justo después de la temporada de conciertos, que coincidió con el Día de las Madres. Fue un primer concierto y sold out para alegría de todos, en el Teatro Cullen de Houston.

A la semana siguiente, le llamaron del Teatro para agendar a la Filarmónica Latinoamericana de Houston, que durante los 5 años seguidos han sido sold out también. El Teatro, luego de ver lo exitoso de sus presentaciones, resultó siendo sponsor de la Filarmónica. Después de las lamentables consecuencias del Huracán Harvey, será la Filarmónica dirigida por el Maestro Glenn Gariido, la encargada de reinagurar el Teatro con el majestuoso concierto de Navidad el 7 de diciembre de este año y con unos invitados de lujo, Gilberto Santa Rosa, Cecy Duarte, Ronald Borjas y Cucco Peña, en donde disfrutaremos de villancicos, aguinaldos, parrandas y gaitas venezolanas.

Talento venezolano

Actualmente la Filarmónica cuenta con más de 10 músicos venezolanos de altísimo nivel. La Filarmónica hace alrededor de 6 conciertos al año, 3 grandes y 3 ó 4 pequeños con la Orquesta de Cámara.

Los conciertos grandes son en mayo por el Día de las Madres, en septiembre u octubre y se llama Viva Latin América y el de diciembre Latin Christmas. Proyecto inmediato, conciertos pedagógicos en las escuelas, para estimular a los niños a ver la música como una carrera; y la primera gira a finales de año por San Antonio y Dallas.

Añora una Orquesta profesional estable de carácter universal y su sueño, tener un sold out en el Carnegie Hall de Nueva York. Al preguntarle acerca de la diáspora venezolana musical, nos dice que países como México, Chile, Argentina, Colombia, entre otros, han elevado su nivel con los miles de músicos que forman ahora parte de sus filas y que no les costó nada formarlos, el nivel musical venezolano está esparcido por todo el mundo.

Venezuela en el mundo

Confirma que, en este país, se aprende del sistema social y laboral, que hay que adaptarse y aportar. “Si aportas, vas a recibir, entonces la comunidad compensa, que hay que empezar de nuevo, porque los venezolanos somos fuertes, profesionales, trabajadores y perseverantes. Siempre hay que estudiar, mejorar y avanzar”. “Cuando salimos de Venezuela, nos convertimos en embajadores de nuestro país, por lo tanto, nuestras acciones, pensamientos y obras, todo lo que hacemos, queramos o no, lo estamos haciendo en nombre de Venezuela. Por eso debemos tener mucho cuidado en la forma en la que diseñamos nuestra vida cada día. Tenemos que asegurarnos de demostrarle a los demás que Venezuela es país grandioso”.

Noticia al Día / Agencias

No olvides compartir en >>