Cifras de inmigración: Europa tiene la mitad de sin papeles que EE.UU.

Cifras de inmigración: Europa tiene la mitad de sin papeles que EE.UU.

Inmigrantes ilegales. Son el tema favorito de los políticos xenófobos, su arma infalible para arrasar en las urnas. Y parece que el discurso está dando frutos porque la cuestión, especialmente después de la crisis de los refugiados del 2015, ha escalado en la lista de preocupaciones de los ciudadanos europeos. Pero ¿cuántos son? ¿Tienen realmente los europeos un problema con la inmigración ilegal?

Europa acoge entre 3,9 y 4,8 millones de personas sin papeles, la mitad de los cuales residen en Alemania y el Reino Unido. La cifra, que corresponde a finales del 2017 y ha sido calculada por el reputado instituto demoscópico estadounidense Pew Research Center, es la primera estimación total del volumen de la inmigración ilegal en el Viejo Continente desde hace una década.

Los datos, que se refieren a los 28 miembros de la UE más Islandia, Liechtenstein, Noruega y Suiza (los países de la zona europea de libre comercio, EFTA), indican que la carga que soporta Europa es moderada, sobre todo al compararla con EE.UU. Los sin papeles suponen menos del 1% sobre el total de los 500 millones de habitantes que suman estos 32 países. Muy por debajo de los entre 10,3 y 10,7 millones de inmigrantes no autorizados que tiene Estados Unidos, el 3% sobre su población, 325 millones.

El volumen de sin papeles tocó techo en el 2016 como consecuencia de la llegada masiva de refugiados –sobre todo por el Mediterráneo– un año antes. Si en el 2014 los inmigrantes irregulares eran entre 3 y 3,7 millones, dos años después habían pasado a entre 4,1 y 5,3 millones. Pero después de eso el volumen s e ha estabilizado, y a finales del 2017 habían bajado a entre 3,9 y 4,8 millones. La tendencia es opuesta en EE.UU., donde el número se ha reducido sostenidamente desde el 2014.

El 20-24% de los sin papeles en Europa, cerca de un millón de personas, son solicitantes de asilo. La cifra sugiere que la mayoría de inmigrantes en situación irregular entraron con visados que han caducado, aunque también hay que tener en cuenta los que entraron de forma clandestina o los niños nacidos en territorio europeo de padres sin permiso de residencia, algo que en la mayoría de países europeos no supone el acceso automático a la nacionalidad, subraya Phillip Connor, investigador de Pew Research.

Puede argumentarse que, en realidad, los solicitantes de asilo están autorizados temporalmente a residir en el país mientras no hay una decisión en firme sobre su caso. Por eso Pew Research calcula también la cifra restando a este colectivo. Los inmigrantes sin permiso de residencia y no solicitantes de asilo se estiman entre 2,9 y 3,8 millones. El dato sigue reflejando un aumento sustancial respecto al 2014 (entonces eran entre 2,4 y 3,2 millones), antes de la llamada crisis de refugiados.

Las llegadas no se han distribuido uniformemente. Cuatro países concentran el 70% de la inmigración ilegal en Europa. Son Alemania, el Reino Unido, Francia e Italia. Aunque es cierto que son también los cuatro países más poblados, el peso no es proporcional: los cuatro suman poco más del 50% del total de la población europea.

Alemania lidera el ranking de sin papeles con entre 1 y 1,2 millones de personas, seguida de muy cerca por el Reino Unido, con entre 800.000 y 1,2 millones. Italia ocupa el tercer puesto (entre 500.000 y 700.000) y luego va Francia (entre 300.000 y 400.000). En Italia y en Francia están por debajo del 1% del total de la población, mientras que en Alemania son el 1% y en el Reino Unido, el 2%. España, con una población estimada de sin papeles en el 2017 de entre 100.000 y 200.000 personas, incluidos 39.000 solicitantes de asilo, tampoco llega al 1%.

En Alemania la cifra de inmigrantes irregulares casi se duplicó entre el 2014 y el 2016, mientras que en el Reino Unido se mantuvo casi igual.

La mayoría de extranjeros, cuatro de cada cinco, tiene permiso de residencia. Los sin papeles representan entre el 16 y el 20% del total de nacionales de fuera del EFTA, una cifra que baja al 12-16% si se resta a los solicitantes de asilo. La proporción cambia sustancialmente según los países, lo que refleja que las políticas de regularización tienen una consecuencia directa sobre el volumen de la inmigración ilegal. En Francia, sólo uno de cada nueve extranjeros no tiene papeles, y en Italia uno de cada siete, mientras que en Alemania uno de cada cinco y en el Reino Unido prácticamente uno de cada dos.

“Los datos demuestran que las políticas migratorias son un elemento clave. Los inmigrantes no autorizados son una categoría fluida, que crece o disminuye en función de las políticas que se implementan”, reflexiona Andrew Geddes, director del centro de Migraciones del European University Institute, con sede en Florencia, quien relaciona el aumento de los sin papeles en Italia con las políticas restrictivas con la inmigración aplicadas por el ex ministro del Interior Matteo Salvini. “Europa lleva cinco años atrapada en la crisis de la inmigración y necesita avanzar hacia la post-crisis”, añade Geddes.

Victoria Rietig, German Council on Foreign Relations, subraya que en Alemania hay consenso en que la inmigración no autorizada “es mala para la seguridad, mala para la gente afectada que se ve obligada a vivir en la sombra, y mala para la cohesión social” pero lamenta que el debate público es “cada vez más tóxico y además está muy ideologizado”. “Unos dicen que hay que darles papeles a todos, otros que hay que echarlos a todos. Necesitamos una estrategia que incluya ambas cosas. Que incluya un camino hacia la legalidad y, cuando no sea posible, una estrategia realista para permitir la salida del país”, dice Rietig.

Hombre, joven y recién llegado: así es el sin papeles en Europa

La comunidad de sin papeles en Europa tiene orígenes muy diversos. El 30% son de Asia Pacífico, el 23% de países europeos fuera del EFTA, el 21% de Oriente Medio y Magreb, el 17% del África Subsahariana y el 8% del continente americano. Una situación muy distinta a la de Estados Unidos, donde el 78% de sin papeles es originario de otros países de América y el 50% concretamente de México.

La radiografía del sin papeles europeo es mayoritariamente un hombre, bastante joven y recién llegado. El 56% de los indocumentados han llegado en los últimos cinco años, el 66% en el caso de Alemania. El 54% son hombres, el 60% en Alemania. Y el 65% es menor de 35 años, incluido un 15% que son menores de edad. Este colectivo incluye a niños llegados con sus padres o solos y a niños nacidos en territorio europeo pero que no tienen la nacionalidad.

En Estados Unidos, en cambio, los indocumentados están mucho más asentados; la mayoría (68%) inmigraron hace al menos 10 años y sólo el 20 % en los últimos cinco. También tienden a ser hombres (54%) pero en cambio sólo el 42% es menor de 35 años, una diferencia que se explica porque llevan más años residiendo en EE.UU. y también porque todas las personas nacidas en el país son ciudadanos estadounidenses aunque sus padres no tengan papeles.

La Vanguardia

No olvides compartir en >>