Aumenta lista de necesidades con AQUINALDOS invisibles en Venezuela

Sigue aumentado la lista de las necesidades con unos AGUINALDOS invisibles en Venezuela

La mayoría de los venezolanos se han tenido que conformar con ver en la vitrina (Foto: Referencial)

Hace una semana Verónica Ortega recibió en su cuenta el pago de aguinaldo, pero a diferencia de los tiempos de otrora, el desembolso no la entusiasmó. Recibió 600 mil bolívares, equivalentes a cuatro meses. Dinero que se fue solo en comida.

«Antes yo agarraba los aguinaldos para comprar parte del estreno de diciembre, comprar algunas cosas de la casa y apartaba otro poco para la cena navideña. Ahora ni un zapato me compré. Solo compré comida y no mucho, ni siquiera para cuatro días», dijo Ortega, una joven profesional.

Entre los compañeros de trabajo bromeaban por el pago recibido. Pues esa cantidad hoy día en Venezuela es mínima para hacer una compra digna, bien sea en comida, ropa o cualquier producto que se necesite.

Lea también: Vicenzo, el niño que con su imponente y BRILLANTE VOZ eriza la piel a pasajeros del centro de Maracaibo y lleva el pan a su casa (+Video)

La hiperinflación se come el bolsillo el bolsillo de los venezolanos, quienes deben priorizar sus naturales necesidades para, por lo menos, resolver qué comer. Sin dejar a un lado todos los problemas que pueden surgir durante el día.

El aguinaldo es una bonificación que se recibe en diciembre por concepto de los festejos de Navidad y Año Nuevo.

Según la Ley Orgánica del Trabajo (LOT), las empresas tienen un límite mínimo equivalente a 30 días de salario y un máximo de cuatro meses sobre el monto correspondiente al pago de este beneficio, cuyo lapso establecido legalmente es durante la primera quincena de diciembre.

Aguinaldos invisibles

La empresa privada donde trabaja Verónica Ortega, depósito el dinero y así como llegó se esfumó, ni chance le dio de verificar.

Ella decidió irse a un supermercado cerca de su sitio de trabajo para asegurar la cena en su casa y se compró el pan nuestro de cada día. Medio kilo de queso y 25 panes frances.

A la lista sumó unos antojos que decidió complacer; un refresco de dos litros, una barra de chocolate y una botella de sangría, este último porque lo encontró a un precio accesible y decidió llevárselo, por aquello de que ya diciembre está aquí y todo en ese mes aumenta el doble.

«Aseguré mi bebida por lo menos del 24 para no pasar el día en blanco y brindar con mi familia», dijo.

Allí canceló casi 250 mil bolívares, la mitad de sus aguinaldos. Cuando en épocas anteriores se podía comprar para pintar la casa, estrenos de marca y regalos.

Durante el año la joven no ha podido renovar sus prendas de vestir, pues todo se le va en ayudar en casa o en algún medicamento que están igual o peor de caros como todo lo anterior antes nombrado.

Los días se repiten como película vieja. La comunicadora social, no planificó que hacer con sus aguinaldos y la añoranza de reunir para comprarse un aire acondicionado o un microondas se quedó anotada en una lista larga en la espera que los números algún día den.

 

 

Redacción: Francys Medrano

Noticia al Día

No olvides compartir en >>